Archivos por Etiqueta: Editorial

Editorial . ¡Triunfar, triunfar, triunfar!

 

Editorial. ¡Triunfar, triunfar, triunfar!

Hoy más que nunca debemos sembrar semillas de votos, así el déspota las pise, maltrate la cosecha  e intente destruir   la conciencia y memoria democrática del pueblo Leer Más

El que  Silva, tiene sembrada la semilla – Editorial

 

El que  Silva, tiene sembrada la semilla

Cuando usted observe que una persona: 1) “asume una conducta imprudente”; 2) sufre de “escaso juicio e Impulsividad”; 3) intenta siempre de “aumentar el sentido de la importancia en si mismo”; 4) demuestra un “comportamiento agresivo” y 5) su estado de ánimo revela un “optimismo y autoconfianza extremos”. Son 5 síntomas que denuncian a las personas con estas conductas actitudinales. O tiene la semilla sembrada y no termina de salir del closet o son bipolares. Estas patologías se confunden casi siempre.

Por lo general son personas que experimentan cambios de ánimo poco comunes. Pueden pasar de ser muy activos y felices a sentirse muy tristes y desesperanzados. Y, así, empezar el ciclo otra vez. Frecuentemente tienen estados de ánimo normales entre uno y otro ciclo. A las sensaciones de euforia y actividad se les llama manías. A las de tristeza y desesperanza se les llama depresión.

Si no se trata, el trastorno bipolar o no salen del closet,  pueden dañar las relaciones personales, causar bajo rendimiento en la escuela o en el trabajo e incluso el suicidio. Sin embargo, existen tratamientos eficaces para tratar los síntomas: medicinas y “terapia de conversación”. La combinación de ambas suele ser lo que mejor funciona.

Está enfermo

Al principio asumimos que se trataba de un “provocador de oficio” con ganas de alcanzar  notoriedad en las redes sociales, tras cada disparate que escribe en twitter. Así las cosas, no nos  ocupamos en escribir del sujeto, de hecho, nunca  la pluma editorial se empuña para dirimir conductas personales. Somos respetuosos, que cada quien haga con su rabo, lo que le venga en ganas.

Pero el asunto es más grave. ¡El sujeto está enfermo!  Esta mañana, uno de mis pasantes, de la Escuela de Estudios Políticos de la Universidad Central de Venezuela, me dijo estas palabras: “yo lo detesto. En la Escuela de Estudios Políticos, se conduce y asume la misma conducta”.

Inmediatamente tomamos el teléfono y nos comunicamos con las autoridades académicas de “la casa que vence las sombras”, mientras esperaba el contacto a través del hilo telefónico, iba recordando mis vivencias en aquella grandiosa, majestuosa, regia y excelsa obra de Don Carlos Raúl Villanueva. “Ya lo atienden doctor.” – Y me comunicaron, después del saludo cordial de siempre, esta fue la respuesta que obtuvimos de la autoridad académica de la máxima casa de estudios de Venezuela: – “Ese sujeto, fue separado de la docencia, por carecer de méritos para ejercerla. No obstante, un tribunal de la república, obligó a la UCV, a reincorporarlo. De manera, que está aquí por un mandato judicial y debemos acatarlo. Así nos recuerda a diario que en Venezuela no hay Estado de Derecho, pero si funciona el imperio de la injusticia” -. Fin de la conversación.

El que  Silva, tiene sembrada la semilla. No hay duda de ello.

Editorial.

 

Editorial de Angela Zago en 24 Horas con Napoleón Bravo

Angela Zago 12

Angela Zago, periodista, escritora y Prof. Universitaria

La inteligencia de los políticos
    Los políticos son inteligentes o sagaces. ¿Tienen intuición o mayor conocimiento?
    Estas interrogantes surgen cuándo no entendemos por qué algunos de ellos se mantienen en el poder sin solucionar problemas.
Un ejemplo que tenemos cerca es la figura de los Castro, quienes han logrado sostenerse por más de 58 años en el poder pero no tienen logros importantes de desarrollo social, económico o cultural que justifique su tiranía.
    Las imágenes que proceden de la isla no enseñan desarrollo, bienestar ni escuela, institutos u universidades que provoquen la idea de que allí en esa tierra se vive mejor que en los otros países de América.
Pueden llegar numerosas hojas de cálculos o cualquier elemento que pueda sugerir que tanto la salud como la educación son –en general y para la población- mejores que en otros países donde no ha mandado el genial Fidel Castro o su hermano. La duda sobre sus resultados es que nunca serán estadísticas o evaluaciones realizadas en forma independiente.
    Durante décadas y, más en los últimos tiempos, nos han repetido que los hermanos Castros son tan inteligente, pero tan inteligentes que gracias a esas cualidades han logrado penetrar las tierras venezolanas y mantenerse cobijado bajo la manta del petróleo de nuestro país. Olvidamos que este régimen ha chuleado por años a los rusos antes de chulearnos a nosotros.
    Pero, ¿realmente es por inteligencia que algunos políticos lograr mantenerse en el poder y gobernar como reyezuelos o señores feudales del siglo XX y XXI o por su sagacidad y capacidad de manipular y sobretodo por su falta de escrúpulos?
        Nicolás Maduro está en el poder por su inteligencia? ¿su cultura? ¿sus logros? ¿Lo bien que está ahora Venezuela?  O ¿por su falta de escrúpulos? Su decisión de mantenerse en el poder sin importar las consecuencia.
    En varias ocasiones cuando no entendemos el porqué aún sin logros y antes una graves crisis socio económica el Socialismo del Siglo XXI se mantiene en el poder nos han dicho que es gracias a la penetración cubana, a las maniobras inteligentes del G2 cubanos y en más de una ocasión nos dijeron que se debía al amor profundo que la población venezolana tuvo hacia la figura de Chávez.
    Bien, es hora de abrir el telón y decir la verdad:
    Algún día se podrá probar que Hugo Chávez Frías fue popular y querido hasta el 2002 y que lo demás fue fabulas, cuentos de camino y falta de información.
    Por otro lado, también sabremos que la inteligencia, la genialidad de los hermanos Castro y su órgano represivo, el popular G2 tienen que ver poco con la permanencia en el poder del gobierno más nefasto, mediocre e improductivo que desgraciadamente ha dirigido nuestra nación.
    Si el régimen narcotraficante se ha mantenido en el poder sin popularidad ni inteligencia, pero siempre responsabilizando de la situación a los de afuera – imperialismo yankys, y derecha internacional- también es hora de decir que nosotros no los hemos sacados de Miraflores y hemos utilizado también a figuras de afuera –genialidad de los hermanos Castro y habilidad del G2 y no a nosotros, a nuestra dirección, a nuestra participación para explicar:
¿qué carajo hace una banda de delincuentes incultos, ineficientes mandando a Venezuela?
    Volteemos el análisis  y las responsabilidades hacia nosotros y quizás, quizás así despertemos de esta pesadilla.

Editorial de Angela Zago en 24 Horas con Napoleón Bravo – Revientan las redes

Angela Zago 12

Angela Zago, periodista, escritora y profesora universitaria

En medio de la conflictividad mundial más de una vez, tanto en broma como en serio hemos comentado:
    ¿Será que a los candidatos a las presidencias de nuestros países, además de los requisitos usuales, se le deberá pedir un certificado de salubridad mental?
    No es una petición tan loca: por allí nos hemos topado con ególatra, narcisista y algo peor: sociopatas.
    Pero, además de pedir una evaluación siquiátrica a nuestras posibles autoridades, también hay que realizar una investigación acerca de su formación como demócratas.
    ¿Cómo fue la familia en la cual se formó?
    El elemento central que fortalece las responsabilidades familiares compartidas es el diálogo entre los miembros. Diálogo que permita conocer las expectativas de los padres, de los hijos y sus puntos de discrepancia a fin de generar consenso o acuerdos.
Pertenecer a una familia democrática supone afrontar el desarrollo en diálogo con los miembros de la familia y de la sociedad.
Los dirigentes que asumen ser demócratas saben que todos los miembros de una familia son importantes que cada uno tiene el derecho y deber de opinar y que no basta con decirlo, hay que demostrarlo y una gran oportunidad para hacerlo es cuando se presentan problemas o cuando quieren hacer una actividad juntos.
Los padres democráticos no juzgan sin antes escuchar ambas partes y tomar en cuenta la opinión de los otros miembros de la familia.
    Un líder democrático permite y acepta los comentarios y apreciaciones distintas a las suyas a la vez de estimular el sentido de la pertenencia al grupo y al proyecto.
    Un líder democrático no cambia de estrategia sin el consenso de la sociedad en la cual actúa y no margina a nadie. Así evita conflictos o separaciones.
Toma en serio todo lo que se prevé desarrollar y sabe que cambiar de planes de manera arbitraria crea inestabilidad.
    Un demócrata cuando hay problemas, los enfrenta y promueve resultados en conjuntos y no crear competencia en el grupo.
    Un líder democrático pondrá gran énfasis en permitir una amplia participación al momento de tomar decisiones.
Promoverá activamente el intercambio de ideas, de modo que todas las personas con diferentes niveles de conocimientos y habilidades puedan exponer sus puntos de vista.
Los líderes democráticos respetan la opinión de otros y la toman en consideración. No descalifican ni agreden a quienes piensan diferente a ellos, o creen en otras estrategias.
    A veces, en la confusión actual se siente un tufito autocrático que caracteriza al líder que no permite ni quiere saber de la opinión contrarias a la suya.
El líder autocrático  es dominante, exigente, restrictivo. Firme en su carácter; desconfía de los demás y es controlador y sobretodo:
    Descalifica cualquier opinión contraria a la suya: o estás conmigo o contra mí….o puedo sugerir que eres un infiltrado y están con el enemigo.
    Es hora de exigir democracia a quienes dicen ser demócratas.

Editorial de Angela Zago en 24 Horas con Napoleón Bravo

Editorial. 24 Horas con Napoleón Bravo

Según los pueblos antiguos, la esperanza fue una divinidad honrada por los romanos a quien le construyeron muchos templos.
 
Según los poetas, la esperanza es hermana del Sueño que da tregua a nuestras penas y de la muerte que las termina. Píndaro la llama la nodriza de los viejos.
 
Los romanos, la representan bajo la figura de una joven ninfa, con rostro sereno, sonriéndose con gracia, coronada de flores; mensajeras de los frutos y teniendo en su mano un ramo de ellos. 
Los venezolanos contamos con una imagen distinta de la esperanza: tenemos una hermosa imagen:
Es una adolescente que tiene su cabellera cubierta por un casco. Del cuello no le cuelga una medalla, ni un collar de cuencas, no, ella tiene alrededor de su garganta una máscara antigas y sus hombros están cubiertos por la bandera de Venezuela. Porta el retrato de su hermano asesinado quien también tiene la cara cubierta y sólo unos ojos brillantes de mirada fija, segura y alegre nos ven.
En la mano derecha nuestra imagen de la esperanza lleva una rosa de tallo largo
Su expresión es difícil de descubrir. Sus ojos inmensos ven directamente con cierta dureza, con mucha seguridad.
No está sonreída, ni molesta: está segura. Parece preguntar: ¿Qué? ¿Qué quieres? Aquí estoy dispuesta a defender la bandera del guerrero asesinado, que es mi hermano.
    O será. Aquí estoy dispuesta a defender mi nación de la misma forma que la defendió mi hermano mayor.
    La figura de los guerreros venezolanos cubiertos sus rostros con franelas, gorros y cascos y con escudos de cartón o de hojalata como única defensa recorrió parte del mundo occidental y nos llenó el pecho de orgullo: oímos en los diferentes noticieros y programas de opinión referirse a nuestro pueblo como pueblo de valientes, de gente digna.
    Se habló de los nuevos libertadores y nuestra fe y esperanza se plantaron encima de sus espaldas.
    Nos asesinaron en menos de un trimestre a 128 de nuestros libertadores. Los lloramos, sentimos la tristeza de sus respectivas familias pero nos impresionó que al lado de sus respectivos ataúdes siempre oímos a una madre, a un padre, hermano, tío, tía, decir: de aquí salimos a continuar la lucha.
    Hoy un manto de desesperanza y tristeza parece cubrir el escenario de nuestras calles y entonces recordamos a nuestros guerreros; a la chama de 14 años que con la Constitución en la mano se enfrentó a la agresiva Guardia Nacional y defendió su derecho a la protesta, a la libertad de estar en la calle.
    Cubrámonos con estas imágenes: desechemos la tristeza; derrotemos la desesperanza y alcemos sus banderas. Busquemos las imágenes de nuestros guerreros y con ellas hagamos estandartes.
    Olvidemos lo que nos ha llenado de tristeza y gritemos con alegría: la lucha es contra la muerte y los traidores de la patria; la lucha es por la esperanza.
    Recuperemos la gloria de nuestros nuevos libertadores y participemos en la reorganización de la resistencia
La victoria será nuestra!!

Angela Zago

« Entradas Anteriores