EN CALIENTE: “FANB CAPTURÓ A 16 GUERRILLEROS DEL ELN EN EL CATATUMBO” – SEBASTIANA BARRAEZ

El enfrentamiento que desde el 19 de julio ha sucedido en el municipio Catatumbo del estado Zulia, entre paramilitares y el Ejército de Liberación Nacional (ELN), propició la intervención de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana el 25 de julio.

Ese día el ELN asesinó al teniente (Ej) Roberto Ultin González, cuando una comisión de militares fueron hasta “Caño Motilón” y pretendieron llegar hasta la alcabala que tenía instalada la guerrilla en el sector “Puente de Casa de Tubo”.

Ese 19 de julio un obrero que pisó una mina antipersona resultó gravemente herido.

Desde la muerte del teniente la Fuerza Armada enfrentó a la guerrilla, que se ha negado a desalojar el territorio venezolano, tiene minada la zona y un grupo importante de combatientes equipados con armas de guerra.

La mina antipersona

El 5 de agosto 2018 el general (Ej) Aquiles Leopoldo Lapadula Sira, Comandante de la 12 Brigada de Caribe, ordena una comisión con dos coroneles: el Cnel. José Gregorio Planchar Betancourt, quien es el Comandante del 125 Grupo Artillero Caribes y el  Cnel. Richard Contreras Gámez, Comandante del 121 Batallón de Infantería Motorizado de Venezuela. El primero  con 5 oficiales subalternos y 48 tropas profesionales.

Se trasladaron en 2 vehículos tácticos Beiben Truck, 2 vehículos administrativos Toyota Chasis Largo y una camioneta Hilux, al sector Mata de Coco, municipio Catatumbo.

Eran las 2 de la tarde aproximadamente, cuando el jeep de la 121 BIMOT  se trasladaba por el sector “Caño 14 Casa Blanca”, en un vehículo toyota chasis largo serial 2105, cuando tocó una mina antipersona que al estallar impactó al vehículo y a los funcionarios de la Fuerza Armada.

Un lugareño dice que “fue exactamente hacia el puente “La Repelona”, a unos 300 metros. Ahí se ve el desnivel del terreno. Un poco más allá hay unos árboles muy altos, se baja una cuestecita, agarra la planada; ahí está el puente La Repelona y ahí fue el bombazo”.

Al estallar la mina, resultaron heridos los militares del 121 batallón de infantería motorizada Venezuela: primer teniente Junior Javier Hernández Viloria (promoción 2014), sargento mayor de tercera Julio Cesar Soto Amaya (promoción 1er Núcleo de Formación de Tropas Profesionales año 2007) y el sargento segundo Brayan Alexander Acosta Fruto.

El 5 de agosto a las 3 de la tarde, llegó al aeropuerto local de Paramillo, en San Cristóbal del Táchira, el helicóptero militar MI-17 siglas 00860, con los tres militares heridos, que fueron trasladados al Hospital Militar. Lamentablemente a Brayan Acosta no pudieron salvarle la vida y falleció por shock hipobolémico por amputación traumática de ambas piernas, con parada cardiorrespiratoria complicada con hipoxia cerebral.

La guerra

La lucha por el control de territorio empezó cuando el “comandante Eliécer” del ELN se enfrenta al grupo “Los Pelusos”, por el control de un camellón en el caño 14 sector 4 Ranchos y a los paramilitares por la finca Casa Tubo. Son dos trochas claves, para el negocio del contrabando y narcotráfico, controladas por Los Pelusos y los paramilitares, que el ELN quiere controlar de manera absoluta.

El territorio fronterizo ha estado tan controlado por los grupos irregulares que en el cruce, antes de llegar al río Catatumbo, compran la moneda venezolana que los contrabandistas venden en la zona. “Si pagas 28 millones de bolívares en efectivo, ellos te dan 100 mil pesos. Pero si das 100 mil pesos, ellos te dan 25 millones de efectivo”, explica un transeúnte de los que a diario pasan a territorio colombiano.

El Ejército de Liberación Nacional (ELN) actuaba tan a sus anchas, que no les importaba andar uniformados a la vista de productores, obreros y habitantes de la zona, a quienes les exhibían sus uniformes verdes y brazalete tricolor. Así se instalaron en la vía que da Caño Motilón y la vía principal, como si fueran funcionarios del Estado venezolano.

El frente 51 del ELN no entró en el proceso de pacificación que adelanta el gobierno colombiano con la guerrilla, por lo que ya no recibe órdenes del secretariado central eleno, solo del Comandante Eliecer, que se mueve entre Casigua El Cubo, la Pica del 2, Caño Negro y Caño 14.

En el caso de los elenos que se movilizan entre la carretera Machiques-Colon del Táchira, en el sector Valle Verde, Cari Caimán, El 21 y Madre Vieja, están al mando del “Comandante Jorge” del mismo frente 51.

Un ex gobernador y militar retirado es quien estaría  mediando a favor del ELN para impedir que la Fuerza Armada intervenga en la zona, ya que sostiene estrechos vínculos con esa organización guerrillera desde los tiempos de Hugo Chávez.

Aún así, el 2 de agosto, la Fuerza Armada Nacional Bolivariana entró a Caño 14, enfrentándose al ELN. Y capturó, en el sector 4 Rancho, a 14 guerrilleros elenos y al “comandante Andrés”; les incautaron varias armas.

¿Equivocación?

A la familia Contreras el ELN los ha atacado con dureza. Incluso al padre e hijo los habían secuestrado. Liberaron al padre pero dejaron a Gerson Contreras y a su esposa, con quien tiene un bebé de dos meses.

Pero ahora la autoridad militar les levantó un informe, al señor Ángel Contreras, a su hijo Gerson y a la esposa Jorley Páez, así como a tres obreros de la finca, diciendo que son colaboradores de la guerrilla. Los amigos de los Contreras consideran que es un absurdo, más aún cuando los elenos le habían quemado la casa de la finca a Gerson Contreras. Por ello él y su esposa se estaban quedando en casa de su papá, donde los detuvo el Ejército venezolano.

Una fuente militar dice que señalan a Jorley de ser la cocinera del ELN y Álex, Gerson y obreros de ser cómplices de la guerrilla.

El fiscal militar ordenó trasladarlos a Maracaibo.