Luis Fuenmayor Toro, Coordinador Nacional del Movimiento De Frente con Venezuela, sobre el supuesto atentado magnicida contra el presidente Maduro

Declaración

Ante los hechos extraños que se produjeron el día sábado 4-8-2018, en horas de la tarde, en la Avenida Bolívar de Caracas, al final de la conmemoración oficial de un nuevo aniversario de la Guardia Nacional Bolivariana, y que en forma inmediata, ante de tener los resultados de las investigaciones necesarias, han sido calificados por el Ejecutivo como un intento de magnicidio, organizado por la oposición más radical del país en complicidad con el Presidente colombiano, se deja expresa posición para información de pueblo venezolano.

(1) Rechazamos cualquier intento de violencia política sin importar su origen, ni el blanco de la misma, ni los perversos objetivos que pudiera tener. Y mucho más si existiera participación de gobiernos extranjeros, tengan éstos el carácter de adversarios de nuestro gobierno o se trate de sus amigos y aliados internacionales. Somos partidarios de resolver nosotros mismos nuestras diferencias políticas y hacerlo además por las vías pacíficas, constitucionales y electorales.

(2) Solicitamos al Ejecutivo Nacional y a los órganos del Ministerio Público la realización de una investigación seria, objetiva, conducida profesionalmente por los organismos competentes y totalmente desprovista de la parcialidad política que hemos visto en otros episodios de naturaleza violenta. El informe técnico producto de la investigación debe hacerse del conocimiento público.

(3) Mientras tanto, las pesquisas deben realizarse estrictamente dentro del marco establecido por la Constitución y las leyes, así como por las normas generales que rigen la defensa de los derechos humanos y el debido proceso. Si hubiere allanamientos y detenciones, las mismas deben ejecutarse en forma civilizada, sin excesos policiales de ningún tipo, ni contra las personas ni contra sus bienes, y permitiendo a los afectados disponer de un abogado de inmediato. Sin secuestros, ni desapariciones, ni incomunicación, ni malos tratos y presentación en tribunales dentro de las primeras 48 horas. Atención especial hay que prestarle al SEBIN, cuya conducción se ha caracterizado por la violación constante de los derechos humanos.

(4) Exigimos que los hechos sucedidos no sean tomados como excusa para la persecución de adversarios políticos ni para la represión ciudadana y, mucho menos, para evitar el desarrollo lógico y justo de las múltiples protestas que diariamente se realizan en el país, como resultado de condiciones de vida inaguantables por la mayoría de la población.

(5) Rechazamos la detención de periodistas y camarógrafos, que estuvieron cubriendo profesionalmente los sucesos, pues la libertad de información es un derecho humano y es muy necesaria en función de la objetividad requerida por todos, para hacernos nuestra propia composición de lugar. Demandamos la libertad inmediata de quienes permanezcan aún detenidos.