Card Urosa recibe al Administrador Apostólico de Caracas: inicio de misión

Queridas hermanas y hermanos:

Fraternalmente y movidos por nuestra fe y sentido eclesial nos encontramos aquí congregados para acompañar a S.E. el Card. Baltazar  Porras Cardozo en esta Eucaristía con la que públicamente inicia su ministerio como Administrador Apostólico de Caracas. Es decir, como legítimo pastor de esta Iglesia, nombrado por el Santo Padre Francisco con las facultades y atribuciones de Arzobispo.

Lo recibimos en una Iglesia  unida, sin conflictos internos; una Iglesia fraterna y muy activa, en la  cual hemos podido ordenar 45 sacerdotes en estos casi trece años a pesar de nuestra  histórica y permanente escasez de vocaciones. Una Iglesia llena de dones, de gente buena, de laicos insignes, con movimientos  llenos de vitalidad, con sacerdotes, diáconos y  religiosos fieles a sus carismas y presentes en diversos  sectores de nuestra realidad social. Una Iglesia que atiende con afecto a los pobres y que está presente en las periferias, para llevarles la luz, el amor y la esperanza de Cristo, Camino, Verdad y Vida.

Al término de mi labor como Arzobispo de Caracas, el Papa Francisco ha colocado al timón de   esta Barca de Pedro  a un Arzobispo de dilatada trayectoria y experiencia pastoral y episcopal   desarrollada en Mérida durante  casi 35  años. También  ha tenido  una destacada labor  en la Conferencia  Episcopal, de la cual fue  Vicepresidente desde julio del año 1993 hasta julio de  1999 y, luego, Presidente de la misma desde entonces hasta enero del año  2006. Caraqueño de nacimiento y miembro de nuestro presbiterio arquidiocesano, el viene a pastorear  nuestra  querida Iglesia capitalina, la Iglesia de los  Arzobispos   Ramón Ignacio  Méndez, de  Juan Bautista Castro y Felipe Rincón González, de Lucas G. Castillo, y  Rafael Arias Blanco y de los Cardenales Quintero, Lebrún y Velasco! La Iglesia de José Gregorio Hernández, del Padre Machado y de la Madre Emilia, de las Beatas  María de San José  y Madre Carmen, y de la  Madre Ysabel Lagrange! Esta Iglesia de tanta gente buena, piadosa y santa de nuestras parroquias.

Mis queridas hermanas y hermanos:

Los invito a recibirlo  con los brazos abiertos. El viene a realizar  la  misión maravillosa de la Iglesia   de anunciar en Caracas  a Jesús, nuestro Divino Salvador, como el Señor, el Rey de la gloria, y para ayudar a expandir su Reino de verdad y de vida, de justicia,  de amor y de paz. Invoquemos para él la maternal protección de nuestra  amorosa madre María de Coromoto, patrona de Venezuela y de nuestra Arquidiócesis de Caracas. ¡Bienvenido a nuestra  Iglesia caraqueña, querido Cardenal Porras!

Fuente: Reporte Catolico Laico