Maduro niega el ‘placet’ al cardenal Porras y el Papa lo nombra ‘administrador apostólico’ de Caracas

Con su nombramiento, Francisco manda una clara señal de apoyo a la línea crítica de la jerarquía con el Gobierno venezolano. El nuevo Arzobispo tiene plenos poderes y se convierte en “el hombre del Papa” en Venezuela. Es probable que, en un futuro próximo, el Vaticano nombre un nuevo arzobispo de Mérida.

Duelo entre el Papa y el presidente Maduro. Francisco quiere que su amigo, el cardenal Baltazar Porras, sea el nuevo titular de la archidiócesis de Caracas, vacante tras la aceptación de la renuncia del cardenal Urosa. Pero el Gobierno de Maduro no lo puede ver ni en pintura, dado que lo considera su “principal enemigo eclesiástico”. Por eso, no le concedió el ‘placet’ preceptivo, para que pudiese ser nombrado oficialmente arzobispo de la capital venezolana.

Pero Francisco no es un Papa que ceda fácilmente, una vez que, tras el oportuno discernimiento, ha tomado una decisión, y encontró una solución al dilema. En efecto, Roma utilizó la fórmula administrativa del ‘administrador apostólico’, para saltarse la prohibición del Gobierno y colocar al cardenal Porras al frente de la archidiócesis de Caracas.

Porras tomó posesión ayer de su nueva archidiócesis como administrador apostólico de Caracas, pero con todos los poderes. De hecho, en la carta que envió el Papa con su nombramiento, dice que monseñor Porras tiene todas las funciones que le corresponden a un obispo titular, según lo establecido en el Código de derecho canónico.

El nombramiento de Porras presenta, pues, un triple significado. Primero, posibilita al Vaticano salir airoso del pulso que quiso hecharle el presidente Maduro, al intentar prohibirlo. En segundo lugar, es un claro guiño papal de apoyo abierto a la postura de la jerarquía venezolana, muy crítica con Maduro.

Fuente: Reporte Catolico Laico