Brasil espera enviar a unos 250 deportistas a los Juegos Olímpicos de Tokio

La cantidad de deportistas es muy inferior a los 465 que tuvo en la edición de Río de Janaido 2016.

El Comité Olímpico Brasileño (COB) espera llevar a los Juegos Olímpicos de Tokio una delegación de, al menos, 250 deportistas, muy inferior a los 465 que tuvo e la edición de Río de Janaido 2016, y próxima a los 259 con los que disputó los de Londres 2012.

El COB anunció este lunes su planificación para Tokio.

“Estamos a exactos dos años de los Juegos Olímpicos, pero trabajando mucho para que nuestros atletas cuenten con todas las condiciones favorables para representar bien al país y luchar por los mejores resultados”, dijo el presidente del COB, Paulo Wanderley.

Los dirigentes del COB se abstuvieron de divulgar el número de medallas que esperan en Tokio, pero aclararon que el objetivo es alcanzar un resultado similar al de Río de Janeiro, cuando Brasil conquistó 19 preseas y ocupó el duodécimo lugar en el medallero, pese a que pretendía quedar entre los diez primeros.

“Tan sólo divulgaremos nuestras metas en 2019 tras la disputa de los campeonato mundiales, incluso para no generar falsas expectativas ni presionar a la delegación”, dijo el gerente de Desempeño Deportivo del COB, Jorge Bichara.

Pese a que Brasil espera en Tokio un número de medallas próximo al de Río de Janeiro, el objetivo del COB es mantener por encima de diez el número de modalidades deportivas con preseas.

Esa meta obedece a que los dirigentes deportivos consideran que Brasil tiene posibilidades de medallas en tres de las cinco nuevas modalidades que serán disputadas en Tokio: surf, skate y kárate.

El COB continúa apostando en las modalidades que tradicionalmente le han dado medallas a Brasil, como vela, judo, voleibol, taekwondo y fútbol, en la que obtuvo en Río su primer oro.

“Tradicionalmente el judo es el deporte en que obtenemos los mejores resultados en Juegos Olímpicos, lo que se refleja en la cantidad de medallas. El voleibol también es un deporte de tradición que nos rinde preseas”, dijo.

Brasil cuenta con 30 deportistas situados entre los tres mejores de la clasificación de sus respectivas modalidades, y con 25 que están entre la cuarta y la décima posición.

Brasil invertirá unos 210 millones de dólares en los próximos dos años en la preparación de su delegación para Tokio, la tercera parte de los 600 millones de dólares que destinó para preparar a la que compitió en Río de Janeiro.

El valor también es inferior al invertido en la preparación para Londres (unos 350 millones de dólares) en parte por la devaluación cambiaria y porque Brasil había hecho una importante inversión en 2012 para comenzar a preparar el equipo con que disputó los Juegos de 2016.

“Nuestra expectativa es hacer una inversión suficiente que ofrezca a nuestros atletas posibilidades de luchar por medallas en condiciones de igualdad con todos los adversarios. Sabemos que no es barato participar en un evento tan grandioso y en un lugar tan distante como Japón”, dijo el gerente general del COB, Rogerio Sampaio.

Admitió que la reducción de la inversión también refleja la situación económica de Brasil, que en 2015 y 2016 sufrió una de las más profundas recesiones en su historia.

Bichara explicó en su presentación que Brasil ya dio inicio al proceso de ambientación de su delegación en Tokio y que para ello escogió ocho bases de apoyo en Japón próximas a los lugares de competición: Chiba, Enoshima, Hamamatsu, Sagamihara, Saitama, Ota, Koto y Chuo, esta última muy cerca de la Villa Olímpica.

En cada una de estas bases, destinada a diferentes deportes, Brasil ofrecerá condiciones para que los atletas se ambienten rápidamente al clima y a la alimentación.

Con información de EFE