Joven deportista asesinado en la redoma del 23 de enero

Familiares señalan que el joven deportista no recibió amenazas de muerte y no tenía antecedentes penales. Nieto trabajaba cerca de su casa, como obrero en la Escuela Felipe Tejera

Greiber Jesús Nieto Azuaje de 22 años fue asesinado de dos disparos a la 1:30 de la tarde del viernes, mientras estaba comprando en el Mercal, ubicado cerca de la redoma del bloque 37 de la parroquia 23 de enero.

Los familiares describieron que una persona que vestía un chaleco, se bajó de un vehículo sin placas y le disparó en la cara y la cabeza, sin quitarle sus pertenencias. Vecinos de la zona cuentan que vieron pasar a Nieto por la redoma y poco después escucharon los disparos. Nieto Azuaje murió en el acto.

El cadáver ingresó a la Morgue de Bello Monte, donde los familiares exigen justicia y que se investigue el caso. Señalan que el joven no recibió amenazas de muerte y no tenía antecedentes penales. Nieto trabajaba cerca de su casa, como obrero en la Escuela Felipe Tejera, desde octubre del año pasado, antes laboraba en una tienda de ropa. La víctima era bachiller y deportista, “pensaba estudiar educación” dicen sus allegados, consideran que uno de los principales problemas de la zona es la falta de seguridad.

Por otra parte, este fin de semana, ingresó a la morgue, el cadáver de César Edmundo Rivera de 33 años, quien fue asesinado en el sector San Isidro, Petare, el jueves cerca de las 11 de la mañana. Señalan los familiares que Rivera se encontraba bajo régimen de presentación ante tribunales por el delito de robo, por este hecho estuvo recluido en el penal El Rodeo por dos años y cumplió la pena.

Dicen los allegados de la víctima, que este miércoles, le tocaba acudir a los tribunales para el cese de la causa por el cual fue procesado. El hecho ocurrió cuando Rivera estaba arreglando un vehículo, en la parte de abajo. Se encontraban en el lugar, su cuñado, hermano y sobrina. Según versión de la esposa de la victima, quien prefirió no identificarse, a las 11 de la mañana de ese jueves, una comisión policial llegó al lugar y disparó al joven en el pecho y en el costado.

Presume que fue “una muerte por encargo” y dice que hay testigos en la zona del hecho. Explicó que la víctima no portaba ningún tipo de armas, por lo que exige justicia porque se trataba de una persona que había cumplido una pena y “que se estaba regenerando”. Fuentes indican que en el año 2010, Rivera fue señalado presuntamente por el delito de homicidio, aunque fue juzgado por robo.Mencionan que un familiar de aquella victima tomó represalias y se encargó de planificar el deceso, según esta versión.

Rivera era oriundo de Puerto La Cruz, estado Anzoátegui y llegó a la capital como parte del régimen de presentación. A la morgue ingresaron dos cadáveres que están por determinar, si los mismos fallecieron por mala praxis médica. Por otra parte, la policía científica investiga las circunstancias del deceso de un joven identificado como Jhender Eduardo González de 27 años en la Cota 905.

Familiares cuentan que estaba desaparecido desde el lunes de 16 de julio. Poco después, el Cicpc encontró el cadáver de González gracias al llamado de los vecinos de la zona. Los allegados indicaron que la víctima se encontraba en situación de calle y frecuentaba poco su hogar, ubicado en el sector San Miguel, en la Cota 905. Su familiares no manejan ninguna hipótesis sobre las circunstancias del suceso. No obstante, fuentes policiales, infieren que no descartan que el móvil sea por venganza o ajustes de cuentas. Entre el viernes y sábado fueron ingresados 15 cadáveres entre decesos por muerte natural y armas de fuego
Con información de El Universal