Informe Otalvora: Castrochavismo anuncia reacción continental

 

Maduro, junto a Evo Morales, el mandatario salvadoreño Salvador Sánchez se concentraron en La Habana para otorgar peso político al encuentro anual que celebró el Foro de São Paulo entre el 15 y el 17JUL18

Por EDGAR C. OTÁLVORA

La OEA ya no responde a los intereses y caprichos del eje castrochavista. El miércoles 18JUL18 se produjo una sesión del Consejo Permanente de la OEA en la cual el régimen de Daniel Ortega sólo logró tres votos a su favor, uno de ellos el suyo propio. La sesión extraordinaria había sido solicitada por los representantes de Argentina, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, EEUU y el Perú, a los cuales se sumó Brasil, para considerar la situación en Nicaragua donde las cifras de asesinados ya superaban ese día las tres centenas desde el inicio de las protestas populares el 18ABR18. Se trataba de la tercera sesión del Consejo, en menos de una semana, en la cual se sometía a debate la crisis de Nicaragua.

*****

Desde una semana antes, los países solicitantes de la reunión del 18JUL18 habían trabajado para alcanzar consenso sobre un texto y sumar la votación mínima de 18 votos que condenara “los actos de violencia, represión, violaciones de derechos humanos y abusos, incluyendo aquellos cometidos por la policía, grupos parapoliciales y otros actores contra el pueblo de Nicaragua”. El proyecto de resolución debía incluir un llamado a la celebración de elecciones adelantadas en Nicaragua para provocar la salida del régimen de Daniel Ortega, lo cual fue incorporado bajo la fórmula de “exhortar al gobierno de Nicaragua” a que “apoye un calendario electoral acordado conjuntamente en el contexto del proceso de Diálogo Nacional”. La resolución fue aprobada con 21 votos procedentes de los gobiernos de Colombia, Costa Rica, Ecuador, EEUU, Guatemala, Guyana, Honduras, Jamaica, México, Panamá, Paraguay, Perú, República Dominicana, Santa Lucia, Uruguay, Antigua y Barbuda, Argentina, Las Bahamas, Brasil, Canadá y Chile. El listado muestra que el gobierno izquierdista de Uruguay optó por no acompañar a la dictadura nicaragüense. El gobierno del ecuatoriano Lenin Moreno marcó en la OEA su ruptura con el eje castrochavista. En contra de la resolución sólo votaron los enviados de Nicaragua, San Vicente y las Granadinas y Venezuela. El gobierno izquierdista de El Salvador, cuyo presidente Salvador Sánchez Cerén se aprontaba a viajar a La Habana, ordenó a su representante que se abstuviera en la votación, incluso Surinam que se muestra muy cercano con el régimen de Nicolás Maduro también optó por abstenerse.

En la misma sesión, el canciller nicaragüense Denis Moncada presentó a consideración un proyecto de resolución en la cual expresaba que en Nicaragua estaría en “evidencia un plan terrorista ejecutado con la intensión de dar un Golpe de Estado”. El enviado de Ortega pretendía que la OEA “condenara” a los “grupos opositores golpistas” que actuarían “coludidos con grupos internacionales del crimen organizado y terrorismo”. El proyecto de resolución del gobierno de Ortega sólo fue votado favorablemente por los enviados de Nicaragua, San Vicente y las Granadinas y Venezuela. La derrota del eje castrochavista en la OEA fue estruendosa.

Durante la sesión, el representante de Bolivia embajador Diego Pary y una funcionaria del gobierno venezolano que actuaba como representante alterna, usaron burdas de filibusterismo intentando entorpecer la aprobación de la resolución condenatoria al gobierno de Nicaragua. Pary presentó una serie de “enmiendas” a la resolución que ya contaba con el consenso para su aprobación. El enviado de Evo Morales proponía limpiar el proyecto de resolución de toda mención que pudiera afectar la imagen del gobierno de Daniel Ortega. Ante la inminente derrota en la votación, la delegación boliviana abandonó la sesión y retiró sus propuestas. La ausencia de Pary de la sala significó que ni siquiera Bolivia votó a favor del gobierno de Daniel Ortega.

*****

La portada del principal periódico del gobierno cubano, Granma, dedicó su tapa del 19JUL18 a una fotografía que muestra a Raúl Castro y Nicolás Maduro en el momento cuando el cubano despide en el aeropuerto de La Habana al visitante que el día anterior regresó a Caracas. La portada dejaba ver que Raúl Castro, quien oficialmente es solamente el Primer Secretario del Partido Comunista de Cuba, en realidad sigue siendo el número uno del sistema político cubano. Otra fotografía tomada el 15JUL18 en el Palacio de la Revolución, muestra a Dilma Rousseff sentada frente a Castro hablando, mientras en sillas secundarias permanecía el presidente Miguel Díaz-Canel y su canciller Bruno Rodriguez. La puesta en escena para atender a la invitada brasileña no dejaba duda sobre la posición que cada uno ocupa en la jerarquía cubana.

*****

Maduro, junto a Evo Morales, el mandatario salvadoreño Salvador Sánchez se concentraron en La Habana para otorgar peso político al encuentro anual que celebró el Foro de São Paulo entre el 15 y el 17JUL18. El evento sirvió de concentración a prominentes figuras del jet set izquierdista tales como la expresidente brasileña Dilma Rousseff, el primer ministro de San Vicente y las Granadinas Ralph Gonsalves, parientes de Hugo Chávez, una delegación del partido PT brasileño encabezada por Gleisi Hoffmann, la colombiana Piedad Córdoba, el español Ignacio Ramonet, ministros del gobierno chavista, decenas de “intelectuales” asociados a la red de propaganda castrochavista. El Foro de São Paulo, fundado por Fidel Castro y Lula da Silva en 1990, es una instancia de coordinación de políticas y acciones de la red de partidos y operadores internacionales controlados desde La Habana.

*****

La pérdida de espacios y poder por parte de la izquierda en Latinoamérica fue el tema central del encuentro de La Habana. Según los teóricos del Foro de São Paulo, “América Latina y el Caribe viven los efectos de una multifacética ofensiva reaccionaria, conservadora y restauradora neoliberal” que “ha logrado hacer retroceder a las fuerzas de izquierda y progresistas, mediante el derrocamiento de gobiernos, los golpes parlamentarios y judiciales”. Los procesos judiciales, algunos de ellos por corrupción, contra Manuel Zelaya (Honduras), Fernando Lugo (Paraguay), Dilma Rousseff y Lula da Silva (Brasil), Cristina Kirchner (Argentina) y Rafael Correa (Ecuador) son interpretados por la izquierda procubana como acciones “golpistas”.

Como reacción a su creciente pérdida de influencia continental, el Foro anunció el “ejercicio práctico del internacionalismo mutuo entre todas las fuerzas de izquierda” con “acción concertada entre la izquierda de Europa y la de América Latina y el Caribe”. Acciones contra la OEA y el Grupo de Lima. Apoyar la nueva reelección presidencial de Evo Morales en Bolivia. “Solidaridad internacionalista” a favor del gobierno de Nicolás Maduro. Respaldo al “gobierno presidido por el Comandante Daniel Ortega” y rechazo a “la acción desestabilizadora de los grupos terroristas de la derecha golpista” en Nicaragua. Exigir la “libertad inmediata” de Lula da Silva y apoyar su postulación como candidato presidencial en las elecciones de octubre próximo.

*****

A bordo de una aeronave con matrícula venezolana, el canciller cubano Bruno Rodríguez llegó a Managua la noche del 18JUL18. Rodríguez junto al canciller de Maduro, Jorge Arreaza, fueron los encargados de acompañar a Daniel Ortega en un mitin el 19JUL18 de celebración de la “revolución sandinista”. El gobierno de Ortega proclama su victoria sobre la oposición tras sangrientas operaciones policiales y paramilitares sobre la ciudad de Masaya que han multiplicado el número de muertos y heridos. Jorge Arreaza, en nombre de Maduro, ofreció apoyo para “defender la soberanía” de Nicaragua y afirmó que los “revolucionarios de Venezuela” irán “a la montaña de la Nueva Segovia”. Rodríguez leyó un mensaje de Raúl Castro apoyando a Ortega “ante los intentos imperialistas de derrocar su gobierno”. La alianza castrochavista se mueve para preservar su presencia en Nicaragua, al parecer, a cualquier precio.

Publicado Originalmente en el Diario de las Américas