Kolinda Grabar, la presidenta de Croacia y su lado desconocido

Kolinda Grabar se ganó el corazón de medio mundo por respetar los fondos públicos y costear con su dinero su estadía en el Mundial. Antes estuvo envuelta en polémicas por sus políticas contra los refugiados y su amistad con un acusado de corrupción

Pagó sus pasajes, viajó en un vuelo comercial y sus días en Rusia contarán como vacaciones sin goce de haberes. La presidenta de Croacia, Kolinda Grabar, fue uno de los centros de atención en la Copa del Mundo por hacer aquello que es correcto pero poco frecuente en los primeros mandatarios: pagar de su bolsillo sus actividades personales.

El respeto a los fondos públicos fue motivo de orgullo y ejemplo en las redes sociales. Sin embargo, y más allá de eso y de su pasión futbolera, Kolinda no ha estado exenta de la polémica política en su país.

Con información de EFE