Demócratas y Republicanos cuestionan y califican de “humillante” actitud de Trump ante el tirano Putin

 

El jefe de la Cámara de Representantes, el republicano Paul Ryan, pidió a Trump que entienda que Rusia no es su “aliado” y consideró que el Gobierno debería frenar los “viles” ataques del Kremlin a las democracias occidentales.

De hecho, Trump aseguró que no ve “ningún motivo” por el que Rusia pudiera haber interferido en las elecciones estadounidenses de 2016, contradiciendo así la conclusión de las agencias estadounidenses de inteligencia y un gran jurado federal.

“No hay duda de que Rusia interfirió en nuestras elecciones y que continúa con sus intentos para socavar la democracia aquí y en todo el mundo”, destacó Ryan.

“Eso -continuó- no es solo el hallazgo de la comunidad de inteligencia de Estados Unidos, sino también del Comité de Inteligencia de la Cámara de Representantes. El presidente debe entender que Rusia no es nuestro aliado”, según reportó la agencia de noticias EFE.

Por otra parte, el senador republicano John McCain calificó la comparecencia pública de Trump en Helsinki como “una de las actuaciones más deshonrosas de un presidente estadounidense en la historia” y dijo que Trump se había “humillado ante un tirano”.

“El daño infligido por la ingenuidad, el egoísmo, la farsa y la simpatía del presidente Trump por los autócratas es difícil de calcular”, señaló McCain, quien además añadió “está claro que la cumbre en Helsinki fue un error trágico”. También dijo que “Trump demostró no solo que era incapaz, sino que no estaba dispuesto a enfrentarse a Putin”. “Él y Putin parecían estar usando el mismo guion, ya que el Trump defendió a un tirano ante las preguntas justas de una prensa libre y le facilitó el camino a Putin para arrojar propaganda y mentiras al mundo”, recalcó McCain.

La congresista Ileana Ros-Lehtinen, que también es republicana y pasa a jubilación este año, criticó a Trump por haber arremetido contra la investigación que realiza el fiscal especial Robert Mueller.

“La investigación de Mueller por la manipulación de Rusia en las elecciones no es ‘un desastre para nuestro país’. Es el cumplimiento de la ley que nuestro país necesita hacer. Lo que ‘nos mantiene separados’ es la falta de una condena a Rusia y cualquier indicio que nos diga que usted hará algo para que no vuelva a suceder”.

Al otro lado de línea partidista, el líder de la minoría demócrata en el Senado, Chuck Schumer, consideró que Trump está poniendo sus intereses personales por encima de la seguridad nacional.

“En toda la historia de nuestro país, los estadounidenses nunca han visto a un presidente respaldar a un adversario de la misma forma con la que Trump lo ha hecho con Putin”, resaltó Schumer, quien tildó de “irresponsable, peligrosa y débil” la postura que el mandatario ha adoptado contra las agencias de inteligencia.

Antecedentes

Hace apenas un año, los servicios de espionaje publicaron informes en los que apuntaban que “alguien en el Gobierno ruso” había ordenado influir en las elecciones mediante ciberataques porque sentía una “clara” preferencia por Trump.

Ante estas acusaciones, el Buró Federal de Investigaciones (FBI) comenzó su propia investigación, que en mayo de 2017 acabó en manos del fiscal especial, Robert Mueller.

Además, varios comités en el Congreso, como el de Inteligencia de la Cámara de Representantes, iniciaron pesquisas para determinar si el Kremlin había tratado de influir en los comicios y si había existido algún tipo de coordinación con la campaña de Trump.

El viernes pasado el gran jurado federal imputó a 12 agentes de inteligencia rusos por por robar datos y documentos almacenados en las computadoras del equipo de campaña de la candidata demócrata y rival de Trump, Hillary Clinton, en las elecciones de 2016, así como al Comité Nacional Demócrata (DNC) con objeto de interferir en los comicios.

La imputación se enmarca en las pesquisas sobre la supuesta coordinación entre la campaña de Trump y el Gobierno de Vladimir Putin.

FUENTE: REDACCIÓN