#InfoRusia2018 Francia va de cabeza a la final del Mundial

Los galos se impusieron a Bélgica con un gol de cabeza de Samuel Umtiti. El domingo disputarán su tercera final de Copa del Mundo

La selección francesa se impuso por marcador de 1-0 a Bélgica este martes, gracias a un tanto de Samuel Umtiti que les permitirá disputar su tercera final de Mundial en su historia.

Ambos equipos mostraron su calidad desde el principio, con sus diferentes estilos de juego, y trataron de buscar el arco contrario en busca del ansiado primer gol. Tras una espectacular galopada de Kylian Mbappé a los ocho segundos de partido, Bélgica se adueñó del balón y sus jugadores más talentosos como Eden Hazard y Kevin De Bruyne se encargaron de llevar peligro al área contraria.

Hazard contó con dos buenas ocasiones al 15′ y 18′, pero sus remates se fueron desviados de la portería gala defendida por Hugo Lloris, quien además realizó una gran parada luego de un chute de Arderweireld para mantener todo igualado. Francia se sacudió el agobio belga mediante las corridas de Griezmann y Mbappé comandadas por Pogba.

Giroud en el 33′ y Pavard en el 39′ tuvieron el primer gol francés, pero uno pifió a la hora de definir y el otro fue víctima de una sensacional parada por parte de Thibaut Courtois. Ya en el segundo tiempo el guardameta del Chelsea no pudo hacer nada ante un cabezazo de Umtiti, que se anticipó a Fellaini en un córner sacado por Griezmann para poner en ventaja a Les Bleus.

Como ante Japón, los Diablos Rojos se vieron forzados a remontar, aunque en esta ocasión no tuvieron éxito. Los cambios realizados por Roberto Martínez trataron de revolucionar al equipo, pero apenas generaron ocasiones de gol mediante un remate de cabeza de Fellaini y un chute de larga distancia de Witsel que fue despejado por Lloris. Fieles a sus estilo, la generación dorada de Bélgica se quedó a las puertas de la gloria.

Francia vuelve a una final de Mundial tras 12 años de ausencia, y se enfrentará al ganador del Croacia – Inglaterra el próximo domingo en el Estadio Olímpico de Luzhnikí.

Foto cortesía de Reuters