El Madrid se cansó de las amenazas de Cristiano Ronaldo

Se fue Cristiano y el Real Madrid empezó a perder o a empatar, que viene a ser lo mismo porque en ese club sólo vale la victoria.

Acostumbrado durante los últimos nueve años a comenzar ganando 1,029 a cero los partidos en los que el portugués jugaba, al equipo blanco le va a costar asumir la dura realidad del regreso al cero-cero inicial. Con razón un indisimulable sentimiento de orfandad invade hoy a buena parte de la afición blanca.

Porque por encima de debates sobre la conveniencia de venderle o no, sus números no es que no engañen, es que impresionan. 1,029 goles de promedio y su nombre en lo más alto de todos los rankings goleadores es el legado del luso después de 438 partidos. Ninguna cifra como esa, con sus decimales, abarca la dimensión de la huella que deja en el santoral blanco, donde se coloca a la misma altura que Alfredo Di Stefano. Venga quien venga a sustituirle, nadie va a ser capaz de igualarlo. En esto sí están de acuerdo Cristiano y el Real Madrid.

Con informacion de Marca.com