Más de 2.500 familias evacuadas y 40 mil hectáreas afectadas por incendio en Colorado

Ben Brack, portavoz de los bomberos que combaten el llamado incendio Springs, dijo en rueda de prensa que la “respuesta humana” es “ineficaz” ante la magnitud de las llamas que enfrentan.

(Es como) pararse frente a un tsunami o a un tornado y tratar de evitar que destruyan las casas”, describió.

Se estima que en la pasada madrugada las llamas destruyeron unas 8.000 hectáreas, para un total de más de 40.000, lo que lo convierte en el tercer peor incendio que se tiene registro en Colorado.

Hasta ahora, los casi 800 bomberos asignados a las tareas de combate a las llamas no han podido detener el avance del fuego, ni por medio de las líneas de contención que han construido en los últimos días, ni por medio de agua o de una sustancia retardante arrojada desde helicópteros o aviones.

El incendio ya consumió 119 estructuras y otras 132 viviendas fueron dañadas y deberán ser demolidas. Esa cifra no incluye la destrucción causada por el “tsunami” formado durante la pasada noche, y que todavía no fue calculada.

Y las cifras pueden seguir aumentando en las próximas horas, pues, según explicaron previamente las autoridades del condado de Costilla, donde se inició el fuego, la combinación de sequía, materia orgánica que actúa como combustible y fuertes vientos en la zona ha hecho que el fuego avance rápidamente.

Las llamas se acercan peligrosamente a dos localidades del sur de Colorado: La Veta, de 780 habitantes, y Cuchara, con 150 residentes.

Con información de EFE