En menos de un mes se detuvo la impresión de seis periódicos

Al menos seis medios se ven obligados a disminuir su tiraje y circulación, parcial o definitiva. Algo que según Espacio Público obedece en parte al manejo discrecional de la materia prima por parte de la Corporación Alfredo Maneiro.

 Caracas.- Sigue cayendo en picada la oferta de medios disponibles en el interior de Venezuela, como consecuencia de la aguda crisis económica y de la falta de materia prima para producir, según el reporte de Espacio Público, que cifra en seis los nuevas ediciones informativas que resultan disminuidas.

Sostiene la institución sin fines de lucro que el gobierno “en su afán de controlar el suministro de insumos ha logrado estrangular el ecosistema de medios impresos en todo el país”, lo que constituye una “violación flagrante del derecho a la información” de las personas que elijen la prensa escrita como medio para informarse.

Por falta de papel, el diario Visión de Apure se convirtió en semanario, al igual que Versión Final, del estado Zulia. También se vieron afectados el Diario de Los Andes, que circulaba en el estado Trujillo; y El Tiempo, de Puerto La Cruz, estado Anzoátegui.

Mientras que La Prensa de Barinas anunció que debido a los altos costos de la materia prima y la crisis por el efectivo, dejaría de circular luego de casi 34 años de labores.

El diario Última Hora del estado Portuguesa también figura en la lista tras anunciar que debido a la falta de insumos se vio en la obligación de reducir su circulación a cinco días por semana.

La dura situación que afrontan los medios impresos “producto del control impuesto por el gobierno a través de la Corporación Alfredo Maneiro, que controla el suministro de materia prima, representa una vulneración al derecho a la información”, insiste Espacio Público.

Agrega que “cada vez son menos los espacios de difusión de información plural”, al tiempo que “se pone en riesgo el derecho de los cientos de trabajadores que se ven amenazados por el cambio de su dinámica laboral”.

Fuente: Reporte Catolico Laico