Sigue la desconfianza hacia el CNE a pocas horas de las elecciones

A pesar de que el Consejo Nacional Electoral ha afirmado que las elecciones presidenciales del 20 de mayo cuentan con todas las garantías, aún existen dudas entre la gente sobre participar o no en los comicios: de acuerdo con una encuesta realizada por Datanálisis, solo 41% de los ciudadanos quiere votar en los comicios.

Las razones que argumentan los venezolanos para no sentir confianza hacia el CNE son el incumplimiento de los lapsos del proceso, la inhabilitación de líderes políticos, las irregularidades en el Registro Electoral tanto dentro como fuera del país, la falta de observación internacional y la observación nacional debilitada y los electores condicionados, indicó Ignacio Ávalos, director del Observatorio Electoral Venezolano (OEV).

“Desde el principio este fue un proceso muy marcado por las irregularidades”, afirmó  Ávalos.

Los problemas señalados por el experto son similares a los que denunció la oposición venezolana en las elecciones de gobernadores, en las que el CNE afirmó que el chavismo obtuvo 18 estados frente a cinco de la Mesa de la Unidad Democrática. Luego de ese resultado, Gerardo Blyde, quien fungió como jefe de campaña del antichavismo, afirmó que se había perpetrado un fraude.

El director del OEV dijo que esta desconfianza podría conllevar a la violación de las normas, el debilitamiento del voto como instrumento de libertad y a la desconfianza hacia las instituciones públicas.

“De momento se va a debilitar el voto como institución del sistema democrático y como instrumento para la salida de la crisis venezolana”, advirtió.

Asimismo alertó que estas elecciones podrían agravar la crisis, algo que ha ocurrido luego de los tres últimos procesos. Han crecido la hiperinflación, la inseguridad, las fallas en los servicios básicos y la escasez de comida y medicamentos.

“Las elecciones en democracia deben ser competitivas, es decir, cualquiera puede ganar”, agregó Ávalos.

Hay quienes consideran que las presidenciales deberían ser suspendidas porque traerán más problemas al país. Tal es el caso de Hernán Castillo, historiador especializado en ciencias políticas, quien calificó al Estado venezolano de “forajido”. Recordó que en Bolívar el candidato Andrés Velásquez presentó pruebas del fraude y de igual modo se juramentó Justo Noguera Pietri.

“Venezuela es un volcán en erupción”, expresó el profesor.

Recomendó, por tanto, que es necesario tranquilizar al país, equilibrar el cuadro político, dejar fuera a las Fuerzas Armadas del proceso electoral y activar los partidos políticos inhabilitados para garantizar la credibilidad del CNE.

Fuente: El Nacional