Esta directora promueve filosofía de la sinfónica en Italia

Tiene 30 años, está en la flor de la vida, y casi la mitad de estos años se los ha dedicado a la dirección orquestas infantiles. Karen Velázquez es una de las embajadoras del Sistema de Orquestas y Coros de Venezuela que siembra la filosofía del maestro José Antonio Abreu en la tierra de grandes de la historia de la música: Vivaldi, Verdi, Paganini, Puccini, Monteverdi y Rossini. 

La violinista carabobeña llegó a Italia en 2011 con la misión de promover el Sistema entre las diferentes iniciativas interesadas en el programa artístico y social. “Vine a trabajar por tres o cuatro meses, en Catania, donde hicimos un trabajo tan bonito que fui la primera directora venezolana” en un importante festival de esta localidad, donde también estuvo Gustavo Dudamel.

De regreso en Venezuela, se mantuvo como directora itinerante en los estados Táchira, Carabobo y el Distrito Capital. En el núcleo de Montalbán, en Caracas,  se pulió como pedagoga musical, y en una reunión que sostuvo en 2013 con el maestro Abreu cuando llegaba de Italia, fue asignada al Núcleo Los Chorros, donde desarrolló su trabajo con niñas y niños de cuatro a cinco años de edad.

Velázquez volvió a este país europeo en 2014, esta vez definitivamente, justo cuando obtuvo su título de licenciada en Artes en la Universidad Central de Venezuela (UCV). Desde su llegada, trabajó con varias organizaciones hasta que en 2016 comenzó sus labores con Música Bene Comune, donde promueven la metodología del Sistema en escuelas de Roma.

“Tengo un equipo pequeño de maestros, pero súper comprometidos y enamorados de nuestro Sistema, para llevar alegría a los niños. En estas escuelas, tanto públicas como privadas, hay niños que necesitan de este mundo maravilloso de la música”, comentó la directora artística de Música Bene Comune.

“No soy de familia italiana, soy de El Cambur (Carabobo), de familia totalmente cambureña. Ahora doy todo por estos niños, siempre bajo la filosofía del Sistema”, expresó.

-¿Cuál o cuáles son sus funciones con esta fundación?

-Soy la directora didáctica y musical. Trabajamos con cuatro escuelas públicas y una privada. Tengo el programa de los violines, los talleres y la orquesta. En estos momentos, solo tenemos arcos, además ayudo a la coordinación en el consejo administrativo en todo lo didáctico, los conciertos, los eventos. Nosotros hacemos de todo, hasta mover sillas, preparar salas y todo lo demás (risas).

-¿Cómo evalúa la recepción de la metodología del Sistema entre los italianos?

-Ha sido un poco difícil, ya que estoy en la tierra de Vivaldi, Verdi, Paganini, de grandes compositores, pero con el amor que le he puesto a los niños al proyecto ha hecho increíblemente que en estos últimos cuatro años cambie la mentalidad de los padres, tanto, que les digo que ya están a la venezolana, y se activan si hay un concierto mañana, o si vamos a otra ciudad, cuando aquí normalmente para todo se necesitan tres meses y a un año de anticipación. Con la metodología los niños se sientes felices, van voluntariamente a la orquesta, a los ensayos, para ellos es un placer y los padres están comprometidos. Cuando llegué esto no era así.

Velázquez rememora que al iniciar sus actividades con Música Bene Comune los padres veían la actividad musical de sus hijos como “una pérdida de tiempo”, en parte, porque actualmente la “música en Italia no es tan valorada” como en otros tiempos, debido las problemas económicos que ha sufrido este país.

“Hay una decadencia general por la crisis, pero he tocado los corazones de estos padres que se han convertido hasta en una misma familia. Los niños no ven la hora de ir a sus clases de violín. Hacemos también actividades con campanas de colores, manos blancas, juegos musicales y cuando se unen con los instrumentos es un momento sagrado, mágico, se sienten muy felices”, acotó.

Explicó que el nivel de exigencia es diferente porque no trabajan con los niños varias horas a la semana en un núcleo como en Venezuela, sino que tan solo cuentan con una hora a la semana con cada grupo que tratan de aprovechar al máximo. “Poco a poco hemos ido entrando a nuevos escenarios”, comentó con orgullo.

Fuente: si Venezuela