Revienta las redes De Viana: El problema del agua se resuelve en cinco años si se toman los correctivos

El ex presidente de Hidrocapital y profesor de la UCAB, José María de Viana, considera que en cinco años se puede resolver el problema de suministro de agua si se toman los correctivos necesarios por parte del gobierno.

Nota de prensa

“El estado debe tomar en serio el problema; siempre ha pasado en la historia que, cuando un gobierno hace cosas mal hechas, las corrige. Tienen  que entender que lo que esta pasando en Hidrocapital es fruto de malas políticas. El  primer paso para  corregir la situación es decir lo estamos haciendo mal, la continuación es corregirlo; si lo hacen, en cinco años tenemos una empresa mejor (…) Así ocurrió en 1992, cuando tuvimos una fuerte crisis y se solventó el problema”, dijo en el foro “¿Qué podemos hacer? ¿El racionamiento se extiende?”, organizado por Red ORG Batuta, realizado en Asolima.

Recordó que en 1992 en la junta directiva había dos representantes de la Federación de Asociaciones de Vecinos que vigilaban  la labor de la empresa por lo que considera que es fundamental que los vecinos conozcan el problema del agua en sus zonas y luego desarrollen estrategias. “Con ellos hicimos cosas maravillosas como terminar el embalse de Taguaza, teníamos recursos, cobrábamos a los vecinos. (…) Eso es importante que los vecinos tengan conocimientos técnicos para que puedan discutir con el gobierno, para que sepan defenderse de las mentiras. Que entiendan que en los ciudadanos hay capacidad técnica para entender un problema que altera la vida de todos”.

Apuntó que los problemas de deterioro en el acueducto de la ciudad capital, que han causado problemas en el suministro de este recurso natural fundamental para la vida diaria, comenzó  hace varios años; cuando empezó a utilizar como un instrumento político, lo cual hace que los que la dirigen actualmente no  tengan competencia técnica para evitar y solventar las fallas que se han presentado.

“Era uno de los sistemas más robustos y mejor servido del país  con gran calidad en el suministro y continuidad. Teníamos una  Hidrocapital técnicamente muy bien formada y con equilibrio económico, pues teníamos recursos para trabajar. Las empresas de servicio eran una escuela, los trabajadores tenían un nivel de capacitación importante. Permanentemente se formaban a todos los niveles desde ingenieros hasta obreros, eso se convirtió luego en una escuela de adoctrinamiento político y de clientelismo”, relató.

Argumentó que los sistemas electromecánicos de la hidrológica se deterioraron por falta de mantenimiento y de reparaciones que requerían. “El otro día hubo un accidente muy grande en una tubería (La Guairita); se nos dijo que era por el golpe ariete, eso es verdad pero también es cierto que en los sistemas de tubería hay mecanismos contra el golpe ariete,  lo que nos lleva a pensar que estos no funcionan. Hubo una sobre presión en la tubería por una falla eléctrica  que podrían ser controlados, pues los sistemas están diseñados para evitar que esto termine por romper el tubo”.

Aseveró que los problemas en la hidrológica se deben a la falta de mantenimiento e inversión, pero sobre todo de conocimiento sobre este sistema. “Hay un problema con el talento técnico, si usted no conoce un problema es difícil que lo solucione. Tenemos personas al frente que  no tienen competencia técnica para solventar los problemas;  por lo tanto violan reglas fundamentales de la ingeniería y de la gerencia  de empresa”.

De Viana, quien recordó que cuando estaba al frente de Hidrocapital, le toco quitarle el agua a la Casona por morosidad en el pago del servicio, apuntó que actualmente la empresa trabaja con recursos económicos insuficientes que no le permiten a sus cuadrillas trabajar en condiciones óptimas. “Los carros están en muy malas condiciones, la gente no está uniformada, los equipos que tienen no funcionan, los electrodos que utilizan para reparar las tuberías no funcionan, van a hacer una reparación y tienen solo un equipo de soldadores  pues no tienen relevo. Es una suma de elementos que no deberían estar pasando”.

Apuntó que en la Hidrocapital de la IV República con el barril de petróleo a 8 dólares p/b, era sólida y con recursos suficientes para enfrentar las contingencias que se le presentaban. “Hidrocapital debe invertir al año cerca de 100 millones de dólares y en este momento invierte absolutamente nada, ni siguiera en mantenimiento, tampoco en obras nuevas. Eso tiene varios años”.
Aclaró que pese a que el gobierno invirtió cerca de 10 mil millones de dólares en proyectos de agua, estos se perdieron en un gran porcentaje. “Hubo un momento de bonanza porlel alza de los precios del petróleo, en todos los sistemas de agua se invirtieron más de 10 mil millones de dólares y ninguno de esos proyectos se terminó. No hay cuentas claras de cómo se pudo gastar tanta cantidad de dinero sin aumentar la capacidad  nacional de producción de agua”.

Por su lado, Omaira Calles de la coordinación de las mesas de agua de la Red de Organizaciones Baruta, afirmó que el  Foro realizado tiene gran importancia, principalmente por el accidente ocurrido en la Güairita el cual pone de manifestó que se agudiza el problema del agua y, en definitiva los ciudadanos deben avocarse a buscar soluciones a los problemas que le aquejan a la comunidad. “Los vecinos podemos protestar, pero este recurso tiene un alcance limitado y desgasta a la gente. Lo que queremos es presentar un conjunto de  propuestas que pudieran ayudar”. Son acciones que pueden tomar tanto las mesas técnicas de agua como identificar aquellas que corresponden a los entes públicos llámense Hidrocapital o Alcaldías”.

Fuente: La Patilla