Oscuro panorama: Exportaciones de crudo venezolano en una espiral descendente

Venezuela ha sido un jugador importante en el comercio mundial de crudo durante años, representando un promedio del 5% de las exportaciones anuales de crudo en las últimas dos décadas. Sin embargo, en medio de una crisis económica creciente, el producto crudo y las exportaciones del país cayeron notablemente en el segundo semestre del 2017. Con el declive de la producción proyectado para continuar, no parece ser un caso de si las exportaciones de crudo caerán, sino de en qué cantidad.

Resbalando al foso

En 2017, Venezuela fue el noveno mayor exportador de crudo del mundo, enviando 1,6 millones de barriles por día de crudo, equivalentes al 4% de las exportaciones de crudos marítimos. Sin embargo, la producción de crudo del país ha disminuido constantemente durante la última década, cayendo de 2,8 millones de bpd en 2008 a 2,0 millones de bpd en 2017. Esta caída se debió en gran parte a una mala gestión financiera y técnica a largo plazo dentro de la petrolera estatal PDVSA, pero empeoró después de la caída del precio del petróleo en 2014, lo que provocó graves problemas de flujo de efectivo debido a la dependencia del país de los ingresos del petróleo. A pesar de la continua caída en la producción, las exportaciones de crudo inicialmente se mantuvieron relativamente estables. Sin embargo, el año pasado, esto comenzó a cambiar.

La caída en las exportaciones petroleras venezolanas
La caída en las exportaciones petroleras venezolanas

Caracas comienza a romperse

En el contexto de la intensificación de la crisis económica, la producción de crudo de Venezuela cayó un 12% en 2017 a 2,0 millones de barriles por día, el nivel más bajo en casi 30 años. El declive se produjo en gran medida en el segundo semestre del 2017, y en diciembre la producción se situó en solo 1,6 millones de bpd. La escasez de efectivo significó que PDVSA tuvo dificultades para comprar los diluyentes necesarios para producir y enviar crudo pesado, una situación aún más agravada por el incumplimiento selectivo del país en sus deudas soberanas en noviembre. Como resultado, las exportaciones de crudo tuvieron un éxito notable, y en diciembre bajaron un 36% a solo 1,1 millones de bpd. La caída en los envíos no se distribuyó equitativamente entre los compradores. Las exportaciones a los EEUU y la India (los dos únicos mercados significativos de generación de efectivo de Venezuela) cayeron cada una más del 50% en diciembre. Mientras tanto, las exportaciones a China en realidad aumentaron más del 20% en el mes, pero, significativamente, los envíos a China ahora son parte de acuerdos de petróleo por préstamo que no generan ingresos.

¿El único camino es hacia abajo?

La disminución de la producción continua en 2018 hasta el momento, y la producción en marzo cayó a 1,5 millones de bpd. La situación ha tenido impacto tangible en el mercado petrolero; el cumplimiento general con el acuerdo de corte de suministro liderado por la OPEP alcanzó 163% en marzo, pero si la producción venezolana se mantuviera en su nivel asignado, esta cifra se habría situado en torno al 120%, lo que significa que Venezuela probablemente contribuyó significativamente al reciente ajuste del suministro mundial de petróleo. De manera similar, se espera que las exportaciones continúen cayendo, con una caída proyectada de 0.5m bpd en los embarques venezolanos en 2018, que contrarrestará notablemente el aumento proyectado de 0.7m bpd en las exportaciones de crudo de los Estados Unidos, moderando la proyección para el crecimiento del comercio mundial de crudo alrededor del 3%. Con más sanciones de EEUU o que PDVSA ingrese el incumplimiento total tanto como sea posible, la perspectiva podría deteriorarse durante el año.

Por lo tanto, con los ingresos petroleros centrales para la economía venezolana, la reciente caída en las exportaciones parece estar perpetuando un círculo vicioso. Algunos han informado que la producción podría caer a 1 m bpd para finales de 2018, un colapso que no tendría precedentes en un país que no está en guerra. Incluso en el mejor de los casos, parece casi seguro que Venezuela continuará siendo un riesgo bajista significativo para el suministro y las exportaciones mundiales de petróleo este año.

Fuente: La Patilla

Un comentario

  • Estos señores creen que por que estamos padeciendo sus polìticas delictivas somos idiotas quien dijo que la falta de efectivo es causal para no comprar diluyentes, acaso en el mercado internacional se paga con billetes de cien. Esos envìos de petroleo a China son ilegales, porque ese convenio fuè personal entre maduro y la repùblica China, no entre Venezuela y China. El congreso nacional legìtimo de Venezuela no participo en esos tramites. Asì que acabado el desastre los Chinos que vengan a recoger lo que queda de maduro.

    Me gusta