Creen que petro no impulsará la construcción en el país

LOREIBYS CAICEDO

Caracas.- De “ninguna manera” el Gobierno nacional incentiva al sector construcción para que compre materiales o venda inmuebles con la criptomoneda petro, aseguró el presidente de la Cámara Venezolana de Construcción (CVC), Juan Andrés Sosa.

Agregó que esta moneda virtual no se puede transar, ya que no es aceptada por “ningún mercado internacional”, debido a que la Asamblea Nacional (AN) la consideró “ilegal”, sostuvo el empresario.

En declaraciones a El Universal, aseveró que el Ejecutivo “no está produciendo nada que yo pueda comprarle en petros, porque produce a cero o no está produciendo suficiente cemento”, puntualizó.

Financiamiento de hogares

Sobre el financiamiento de unidades habitacionales en petros que anunció Ildemaro Villarroel, titular del Ministerio de Vivienda, Sosa dijo que la Cámara de la Construcción no fue convocada a dicha reunión, y que el ente “invitó a un grupo de empresarios que fueron seleccionados a dedo por parte del Gobierno”, sostuvo.

Reiteró que el Ejecutivo “desplazó a las empresas de producción nacional”.

“La mayor parte de las contrataciones se las han dado a empresas internacionales, que, por el hecho de no contar con las auditorías en las inspecciones adecuadas, han presentado una serie de escándalos de corrupción”, indicó.

Sostuvo que el Estado “malbarató más de $78 mil millones en la Misión Vivienda Venezuela y $44 millones en obras de infraestructura”.

Ilegitimidad de origen

Por su parte, el presidente de la Cámara Inmobiliaria de Venezuela (CIV), Carlos Alberto González, aseguró que “hay muchas acciones en contra de la legitimidad del origen” de la criptomoneda.

Sin embargo, informó que sostuvo una reunión con la Superintendencia de los Criptoactivos y Actividades Conexas Venezolanas (Supcriptove) para abordar el tema de la aplicación de este método.

“El superintendente Carlos Vargas manifestó que es viable la compra y venta de inmuebles con petros, pero no es obligatorio transar con él”.

Fuente: El Universal