Javier, Paúl y Efraín, su sangre es tinta para continuar escribiendo la historia

Javier, Paúl y Efraín, no pueden llamarse muertos. Más bien son héroes, que derramaron su sangre para que otros podamos continuar escribiendo la historia…!  

Víctor Manuel García Hidalgo

Una pluma, una cámara y un micrófono, eran las armas que portaban los miembros  del equipo periodístico de El Comercio de Ecuador, secuestrado el pasado 26 de marzo por un grupo disidente de las FARC, al mando de Alías “Guacho”.

La muerte de estos tres colegas ecuatorianos no solo enluta al periodismo latinoamericano sino además,  retrata una acción cobarde, vil y repudiable, que  intenta silenciar, una vez más,   la voz del periodismo valiente, que no se amedrenta, no es genuflexo y mucho menos calla y  baja la cerviz ante los criminales y perversos enemigos del honor y el valor de los pueblos. Los asesinos de la libertad de información y del pensamiento.

Los tres integrantes del equipo periodístico del diario El Comercio secuestrados por disidentes de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia fueron asesinados, confirmó hace minutos  el presidente ecuatoriano Lenín Moreno.

Los tres trabajadores de la prensa fueron acribillados a balazos, fotos que circulaban desde el jueves en redes sociales, hacían presagiar el peor resultado. ¡Así fue!  El colega periodista Javier Ortega, de 32 años, el fotógrafo Paúl Rivas, de 45, y el conductor Efraín Ortega, de 60 años, hoy no están con nosotros.  Sus captores exigían un canje por tres presos y la rotura de un convenio antidrogas entre Colombia y Ecuador.

Vemos como los tentáculos del narcotráfico, además de atentar contra el capital más valioso de la humanidad: LA JUVENTUD, también asesina periodistas en México, Colombia, Ecuador y Centroamérica.

El periodismo esta luto en la región, pero este luto no puede ser pasivo, todo lo contrario,  tiene que ser activo y militante, enérgico en la búsqueda de la verdad y valiente en la denuncia de todo flagelo que dañe a la sociedad.  El comunicador social, se hace grande cuando se hace acompañar de valores,  principios y ética, que se aprenden y norma la conducta de los comunicadores sociales. Solo así podremos avanzar hacia sociedades más justas, equitativas, democráticas y cultas: Javier, Paúl y Efraín, no pueden llamarse muertos. Más bien son héroes, que derramaron su sangre para que otros podamos continuar escribiendo la historia…!  

Desde Infocifras.org – Venezuela, nuestra oración por el eterno descanso de sus almas y nuestra palabra de aliento para sus familiares y amigos. A las autoridades de Ecuador y Colombia,  nuestro ruego de una pronta y ejemplar Justicia, para sus captores y asesinos. ¡Enemigos de la humanidad!

Víctor Manuel García Hidalgo / @Infocifras

Correo: victorg197@gmail.com