Dictador de izquierda Raúl Castro prepara a su sucesor Miguel Díaz Canel

 

Cuba se prepara para el histórico relevo de Raúl Castro, quien dejará en una semana la presidencia pero mantendrá el control sobre el gobernante Partido Comunista, para guiar a su sucesor y ayudarlo a convivir con los círculos de poder en la isla.

Tras el triunfo de la revolución de 1959, Fidel Castro fue designado primer ministro, mientras que la presidencia la asumió Manuel Urrutia y luego Osvaldo Dorticós hasta 1976. Ese año, luego de una reforma constitucional, Fidel fue elegido presidente por la Asamblea Nacional. En 2006, enfermo, entregó la batuta a su hermano menor.

Fidel Castro murió a fines de 2016 y ahora Raúl, de 86 años, cederá su asiento a un representante de la nueva generación. El sucesor será nombrado el 19 de abril, también por la Asamblea Nacional, ratificada en marzo por la ciudadanía.

Aunque todavía no se confirma la identidad del heredero, su currículum será menos extenso que el de sus predecesores.

Por primera vez en décadas el Presidente cubano no llevará el apellido Castro, no formará parte de la generación “histórica” de la revolución de 1959 y no vestirá uniforme militar. Y será la primera vez que la jefatura del gobernante y único Partido Comunista de Cuba (PCC) y el liderazgo del país sean ejercidos por personas distintas.

El primer vicepresidente, Miguel Díaz-Canel, de 57 años, parece ser el mejor situado para presidir el Consejo de Estado, máximo órgano de gobierno.

Díaz-Canel es un hombre formado en el PCC. Es el número dos del gobierno desde 2013 y ha sido preparado para esta responsabilidad.

Sin la legitimidad de los “históricos”, este civil contará con el apoyo de Raúl Castro, quien seguirá al mando del PCC hasta el 2021. Desde allí podrá dar una mano para dialogar con la vieja guardia, poco afín a las reformas más ambiciosas.