Ardid electoral con perfil Chavista- Jesus Alexis González

El “mercadeo político” de las “candidaturas” cara al 20M, está centrado en un reduccionismo estratégico que hace énfasis en las “bondades” de participar electoralmente en democracia (¿?) al tiempo de satanizar la abstención como forma de protesta, e insinuando que tal proceder es equivalente a una auto-flagelación colectiva apuntalando tal afirmación con sandeces (palabras que revelan poca inteligencia) tal como que “si no votas ganará Maduro” y/o “las condiciones son más favorables a las del 2015 cuando se ganó la Asamblea Nacional”, haciendo abstracción a que los Diputados opositores electos fueron de inmediato declarados en “desacato” por un acomodaticio tsj (minúsculas intencionales) apoyándose en el por ellos creado “fraude Amazonas”. Ahora, tienen el desparpajo (suma facilidad y desenvoltura hablando) de invitar a participar en un evento ilegítimo bajo la falacia autoritaria de la existencia de condiciones electorales e institucionales que permitirán una transición del poder, materializando, sostienen, el respeto a la voluntad de un pueblo que por mayoría aplastante rechaza la continuidad gubernamental, despreciando a todo evento la capacidad demoledora de esperanzas que tiene el CNE.

El ardid (acción hábil con que se pretende engañar a alguien o conseguir algo) electoral en ciernes (que está en camino de realizarse o en sus comienzos) se complementa con la puesta en ejercicio de una aberrante (que se aparta claramente de lo que se considera normal o correcto) disyuntiva (situación en la que hay que elegir entre dos cosas) de obligar a seleccionar al menor de los males (todos sin una concreta propuesta de país deseable y posible) a la luz de un “supermalo” que se propone continuar en el poder y de otros 5 malos con perfil Chavista como un “reconocimiento implícito” a quien dio inicio a la hecatombe socio-económica de Venezuela, pero apartándose de toda referencia en favor de procurar la edificación de la institucionalidad requerida para retornar al camino hacia la democracia, el progreso y la libertad. Es así, que se ofrece un cuadro de 5 “opositores” de marcada convicción antidemocrática para “enfrentarse” al candidato del CNE:

 No 1: Maestro Técnico del Ejército, integrante del equipo fundador del Movimiento V República y del Movimiento Bolivariano Revolucionario-200 Lara; No 2: General de la Aviación, líder del segundo golpe militar de noviembre 1992, integrante del Movimiento V República miembro del Frente Amplio Nacional Bolivariano; No 3: Ingeniero, militante del partido Unidad Política Popular 89 ( UUP-89), integrante del Circulo  Bolivariano Anzoátegui, firme seguidor del “proceso” revolucionario; No 4: Pastor evangélico y Empresario socialista vinculado al estado Aragua, Presidente del Frente Nacional Hugo Chávez; No 5: Ex pastor evangélico, empresario vinculado en negocios con PDVSA, mencionado en los hechos de Panamá Papers, procesado penalmente por el contrabando de 5.000 toneladas métricas de diésel. NOTA: Hemos omitido sus nombres en función de la participación del lector en su determinación.

A tenor de lo expresado, puede inferirse que inclinarse por la abstención como una participación silenciosa tiene como propósito no legitimar el avance de la dictadura hacia una economía fascista obviamente anticapitalista, anti mercado y antiliberal al servicio de un monopolio estatal tal y como expresó en su oportunidad Benito Mussolini: “El fascismo rechaza frontalmente las doctrinas del liberalismo, tanto en el campo político como económico”. Es de acotar, que en el marco de un fascismo económico-monetario se “permiten” algunas modalidades de propiedad privada de los medios de producción en un contexto donde el empresariado “privado” se encuentra atado a los intereses de un proyecto colectivista (“proceso revolucionario” para el caso venezolano) so pena de expropiaciones y confiscaciones; bajo un supuesto enfoque de la presencia de un Estado de Bienestar Paternalista caracterizado por la oferta de programas de subsidios (todo tipo de bonos para el caso venezolano) con la intención subyacente de mantener a la población en una situación de mendicidad, en similar alegoría (representación en la que las cosas tienen un significado simbólico) a la del burro (la población) persiguiendo permanentemente una zanahoria (CLAP para el caso venezolano) atada a una caña que sostiene algún burócrata gubernamental montado en su lomo. Todo ello, se desarrolla en un escenario de “socialismo para ricos” donde los adláteres del gobierno (persona que acompaña habitualmente a otra, a la que está subordinada), los testaferros y los “políticos” afectos al gobierno hacen uso cómplice de las arcas del Estado en favor de su propia estabilidad.

Reflexión final: La abstención organizada y activa con horizonte al 20M, en conjunto con el reinicio de las protestas no violentas a partir del 21M previa elevación de la poca conexión que actualmente tienen con la gente las organizaciones con fines partidistas, a la par de procurar que continúe y aumente el rechazo internacional a la pretensión totalitarista del régimen, ha de ser la estrategia de lucha para vencer la dictadura en el marco de una desobediencia civil.

Economista Jesús Alexis González

Abril 08/2018

Los comentarios están cerrados.

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: