Las personas con VIH, requieren una atención médica digna

Caracas.- Con una población de al menos, 300 mil personas afectadas con VIH, un estimado de nueve fallecidos diarios y más de 1.600 mujeres embarazadas pero sin el tratamiento para atender sus necesidades, el secretario Nacional de asuntos LGBTI del partido político Un Nuevo Tiempo, Mauricio Gutiérrez, realizó varias actividades con motivo de la Semana Santa en las que rogaron no solo por el país sino por la mejora de su calidad de vida.

 Gutiérrez en compañía un grupo de personas afectadas y amigos realizaron el domingo de Ramos un recorrido por siete templos de Caracas, en las que ponían en manos de Dios su propio viacrusis personal.

 El dirigente de la tolda azul aclaró que este viacrusis de todas las personas “inició aproximadamente en el año 2007 cuando por periodos cortos de tiempos dejaban de entregar los medicamentos que requieren las personas con VIH, hasta finales del año pasado y comienzo de este 2018 donde la crisis se agudizó, alcanzando este último mes a las 77.000 personas que no reciben del tratamiento”.

 Durante el recorrido por los templos informaron ante los feligreses la grave situación en las que se encuentran. Así como también expusieron a través de carteles informativos lo riesgoso que es para ellos no recibir el tratamiento diario que tanto requieren.

 “Sumado a la escasez de antirretrovirales las personas con VIH no pueden realizarse los exámenes de control, ya que el sistema de salud venezolano tampoco cuenta con los reactivos necesarios para los estudios, ni la posibilidad de realizarse las pruebas de diagnóstico, que en centros privados son extremadamente costosos”, agregó.

 Igualmente, durante el domingo de Resurrección, Gutiérrez junto a usuarios del Servicio de Infectologia del Hospital Del Oeste, ubicado en los Magallanes de Catia, y en compañía del jefe de servicios del mismo centro de salud, dr. Carlos Pérez Pérez, visitaron la iglesia de La Candelaria donde están los restos del doctor José Gregorio Hernández.

 Igualmente, exigieron que se cumpla lo que ya en el año 1999 la Corte Suprema de Justicia había ordenado al Ministerio de Salud: La entrega regular y periódica de los medicamentos antirretrovirales y otras infecciones. Dotación de reactivos para realizar su control y seguimiento. Adelantar campañas de información y prevención sobre el VIH.

 Gutiérrez también solicitó a las autoridades sanitarias la implementación de estrategias para evitar los casos de discriminación en servicios de emergencia y otros servicios de salud. Adicionalmente, pidió la entrega de suplementos alimenticios y leche maternizada para los hijos de mujeres con VIH que no pueden ser amamantados por la vía regular.

 Para concluir, el secretario Nacional de asuntos LGBTI citó al dr. Pérez expresando que “sin medicamentos antirretrovirales tenemos sentencia de muerte en Venezuela”.