Alerta Colombia: “La infección fue muy grave y en horas la llevó a la muerte”

 

Liliana Banegas, integrante del Programa de Epidemiología del ministerio de Salud provincial, dijo que el tipo de patología que contrajo la niña no es de los más común y si se sobrevive, quedan graves secuelas.

El fallecimiento de una niña de once años a causa de un cuadro de meningitis conmovió a la ciudad y generó preocupación entre los padres, sobretodo de las comunidades educativas. La menor cursaba sexto grado en la escuela San Luis Gonzaga, institución que ya activó el protocolo correspondiente de salud e higiene en estos casos. En este marco, Liliana Banegas, integrante del Programa de Epidemiología del Ministerio de Salud provincial, dialogó en Radio Mitre Rosario al respecto.

Lea También:  ULTIMA HORA: TODO LO QUE DEBES SABER SOBRE LA MENINGOCOCCEMIA

La meningitis no es una enfermedad de lo más frecuente, explicó la doctora, pero se puede dar en pediatría y alarma a los padres cuando hay fiebre, dolor de cabeza o vómito. Sobre Aldana Fernández, detalló que está dentro de una “meningococcemia”, donde la infección fue grave y provocó el desenlace fatal.

En este sentido, explicó que este tipo no es de los más frecuentes pero cuando ocurre generalmente “la evolución es muy tórpida, en horas lleva a la muerte y si sobreviven quedan graves secuelas”.

Lo recomendable es siempre estar alerta ante la presencia de fiebre o cosas que llamen la atención en los pequeños, como falta de apetito o irritabilidad. Ante eso, es importante consultar inmediatamente a una pediatra. Además, Banegas resaltó el tema de los calendarios de vacunación.

Por otra parte, hizo mención al sarampión. En Argentina es una enfermedad que hace muchos años no se hace presente, o solo en casos importados. Es decir, son de Venezuela, Brasil o Colombia, por inmigrantes que cruzan la frontera y no están inmunizados, portando la patología. Entonces, se vuelve altamente contagiosa si no hay una cobertura de vacunas adecuadas.

El calendario nacional de vacunación incorpora la vacuna del sarampión, a partir del año de vida. La misma se coloca en conjunto con la triple viral: Sarampión,  Rubéola y Papera. Luego, se debe aplicar una segunda dosis en el ingreso escolar, entre los cinco y seis años. En caso de no habérsela colocado en estos períodos, a los once se coloca un refuerzo y generalmente en las madres durante el puerperio inmediato.