Disidentes de las FARC administran redes de droga hacia Venezuela y Brasil

EFE

Grupos disidentes de la ya desmovilizada guerrilla de las FARC son actores clave en las redes del narcotráfico y el crimen organizado surgidas tras el acuerdo de paz con el Gobierno colombiano, según un informe difundido este miércoles por el centro de investigación InSight Crime.

“Las disidencias de las FARC que tenían vínculos con diferentes facetas del narcotráfico sencillamente han continuado haciendo lo que venían haciendo (…) Simplemente no soltaron el control sobre esas actividades”, explicó en rueda de prensa la profesora de la Universidad del Rosario e investigadora del Observatorio de Crimen Organizado, Arlene Tickner.

La investigación de InSight Crime, presentada este miércoles, 14 de marzo, en Bogotá, concluye que estos grupos,autodenominados Bloque Oriental, “cuentan con unos 1.000 o 1.500 combatientes y milicianos” y “actualmente manejan gran parte del mercado de la coca en seis departamentos, las principales rutas hacia Brasil y Venezuela”.

El estudio explica que los grupos disidentes surgieron principalmente del Frente 1 de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), quienes votaron a favor de retirarse del proceso de paz, liderados por Néstor Gregorio Fernández, alias “Iván Mordisco”.

“Al menos 80 guerrilleros rasos apoyados por redes de milicias y colaboradores (…) se convirtieron en la primera unidad en declararse disidente”, detalla el texto.

El informe agrega que otros comandantes de la guerrilla se unieron tras la firma del acuerdo a esa primera facción, entre los cuales se encuentran Miguel Botache Santillana, alias “Gentil Duarte”, y Géner García Molina, alias “Jhon 40”.

Tickner alertó que si el acuerdo de paz se implementa de manera “inadecuada”, cabe “la posibilidad de que algunos desmovilizados, al no encontrar ninguna salida vital, regresen a actividades armadas” y engrosen las filas de los ya existentes grupos de disidencias.

Por otra parte, la investigación también describe a grupos relacionados con las FARC que no llegaron a participar del proceso de paz como “Farcrim” o “FARC criminales”, “exintegrantes” o “elementos que estuvieron vinculados” con la guerrilla que “continuaron sus actividades criminales en áreas donde siempre habían operado”.

“Tal vez el ejemplo más claro se encuentre en Nariño, especialmente en Tumaco”, una de las regiones más convulsas de Colombia y fronteriza con Ecuador, “donde los exmilicianos o excolaboradores de las FARC, no reconocidos por el movimiento guerrillero, han establecido sus propios grupos criminales”, agrega.

La organización, autodenominada “Gente del Orden”, contaría con unos 300 milicianos y es “un ejemplo de varias estructuras criminales que operan a nivel local, y que tienen claras raíces en las FARC”.

La exguerrilla y el Gobierno de Colombia firmaron un acuerdo de paz en noviembre de 2016 que llevó a su desmovilización y a la creación del partido político Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común (FARC).

Según InSight Crime, este acuerdo tuvo “un efecto trascendental” en el comercio de la cocaína en el país”, pues “el ejército guerrillero fue el principal regulador y protector del negocio de la coca y la cocaína”, especialmente en su primera fase de producción.

Los comentarios están cerrados.

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: