La FANB se mueve, “pactan unos y salen otros”: Rocio San Miguel

 

Hay ruido. En el concierto de naciones democráticas, en el seno de las oposiciones y, por supuesto, en los cuarteles venezolanos.

Hace unos días 21 oficiales fueron detenidos por el régimen de Nicolás Maduro. Responsabilizados por presunta conspiración.

Se suman a los más de miles de oficiales del mundo castrense que, según la periodista Sebastiana Barráez, se encuentran presos en cárceles militares. Todo un pequeño ejército que solo demuestra la turbación reinante en la Fuerza Armada Nacional Bolivariana.

Militares Presos

El histórico dirigente venezolano e historiador, Enrique Aristeguieta Gramcko, precisó con hábil ironía en su cuenta de Twitter: “Pronto habrá más oficiales presos que en servicio”. Es una exageración, pero que hace referencia al endurecimiento de la represión en los cuarteles.

Todo obedece al miedo y a la preocupación. Al fin y al cabo, en una tiranía militarista, son los militares los que tienen la última palabra. Y deben decidir en medio de una coyuntura complicada, donde la comunidad internacional se ha vuelto punta de lanza de la lucha contra Nicolás Maduro.

Esfuerzos de la comunidad internacional y de la fiscal general Luisa Ortega Díaz están marcando la pauta

 San Miguel asegura: “Por primera vez en seis años incluyo en mis escenarios un coup d’État [o un golpe de Estado] en Venezuela”. Lo mismo me contó, haciendo énfasis en que es «la primera vez», desde que se planteó ese escenario durante las elecciones presidenciales entre Henrique Capriles y Nicolás Maduro en 2013.

“La probabilidad no es tan alta, pero es una variable que va en aumento dada las altas tensiones que hay en las Fuerzas Armadas”, cuenta la presidente de Control Ciudadano.

Según estima Rocío San Miguel, sería un golpe de Estado en el sentido estricto de lo teórico; no obstante, este no se enmarcaría dentro de  lo que se está acostumbrado en Venezuela. Sería un proceso transitorio pero no “necesariamente violento”.

“Pactan unos y salen otros”, dice. Recalca que sería una decisión impulsada por el sector «chavista» de los militares. Luego señala: “Este es un Gobierno donde hay un alto control militar en el poder de todos los aspectos. Todo está en manos de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana [FANB]. PDVSA, en manos de las FANB; la minería, todo”.