Mérida: Se conmemoró el 40 aniversario de la muerte del Arzobispo Chacón

“Agradecemos a Dios el haber dado a Mérida grandes pastores”

 Durante 39 años, el Arzobispo Chacón pastoreó la Iglesia merideña, construyéndola en lo material y fortaleciéndola en lo espiritual.

 

Euro Lobo SSCC / CNP: 12.112

 

(Mérida / Especial).- Guiado por el Espíritu Santo, Monseñor Acacio Chacón Guerra, segundo arzobispo merideño, se atrevió a tomar las periferias de la iglesia, adelantándose a los deseos que ahora expresa el sucesor de San Pedro, el Papa Francisco, así lo aseguró el Padre Eduard Molina, Párroco de la Iglesia Catedral de Mérida y cronista del Municipio Arzobispo Chacón.

 

La afirmación fue hecha al celebrar la eucarística conmemorativa del 40 aniversario de la partida al cielo del ilustre prelado, quien es reconocido por ser el arzobispo constructor patriarca de la iglesia merideña, pues a su gestión se debe la remodelación de la Basílica Menor de la Inmaculada Concepción, Iglesia Catedral de Mérida y la construcción de varios templos en la geografía andina.

 

12 presbíteros se reunieron para celebrar la eucaristía este viernes 2 de marzo, acto litúrgico que contó con la participación de los seminaristas locales y de la familia del jerarca de la iglesia católica, que ocupó el trono arzobispal desde el año 1927 hasta 1966, siendo uno de los más longevos en el servicio de pastor.

 

Como constructor de la iglesia, Monseñor Chacón no sólo lo fue en el orden material, explicó el cronista Molina, su obra más grande fue la construcción espiritual de una iglesia que asumió el cambio marcado por el Concilio Vaticano II y abrió las puertas a la modernidad del culto y la forma de responder a la fe en la región andina.

 

Durante su pastoreo, la iglesia merideña se nutrió con la llegada de varias congregaciones religiosas, a lomo de burro alcanzó las parroquias más apartadas en un estado que no contaba con las vías de penetración actuales, supo leer el signo de los tiempos y se valió del poder de la comunicación fortaleciendo el trabajo desde el Diario “El Vigilante” y fundando en El Valle del Mocotíes, Radio Occidente.

 

Destaca la lucha por la defensa del patrimonio merideño, recordó el Padre Eduard, en 1958 prácticamente se ató de las torres del teleférico de Mérida, cuando en una errada decisión el gobierno nacional pretendió desvalijar el sistema para venderlo como chatarra.

 

El sobrino nieto del arzobispo, José Luis Chacón, quien eligió la arquitectura como su profesión, rememoró que fue por iniciativa de su tío abuelo, que a Mérida llegó Mujica Millán a reconstruir la Catedral luego de que los techos de la antigua iglesia colonial colapsaran, trabajo que moldeó la arquitectura de la ciudad.

 

El Palacio Arzobispal, el seminario San Buenaventura de Mérida, y el edificio Roma, fueron obras que también se adelantaron bajo la tutela del emérito arzobispo, explicó José Luis Chacón, quien aseguró que para rememorar este 40 aniversario de la partida al cielo de su tío abuelo, la ciudad se vestirá de gala, la universidad abrirá sus puertas y la Iglesia, compartirá la alegría de haber contado, por la misericordia de Dios, con grandes pastores.

 

Finalizó el Padre Eduard Molina, orando para que Monseñor Chacón interceda por Venezuela en estos momentos tan difíciles, “para que nos ayude a construir una patria digna para todos”. (02/03/2018).- 

 

 

Euro Lobo

Licenciado en Comunicación Social.

Salesiano Cooperador

@eurolobo

www.eurolobo.blogspot.com