¿Para qué? – Eduardo Fernández

 

¿Para qué?

¿Será que no han tomado conciencia del inconmensurable sufrimiento que han producido y siguen produciendo a Venezuela y a cada uno de sus habitantes? ¿Será que no aprecian el repudio generalizado de la inmensa mayoría de los venezolanos a su gestión?

¿Será que no se han dado cuenta del monumental fracaso de sus políticas. De que tenemos la más alta inflación del mundo y la más dramática caída del Producto Interno?

Lo que está sufriendo Venezuela y los venezolanos es una tragedia enorme: hambre, alto costo de la vida, falta de alimentos y de medicinas, inseguridad, deterioro de la calidad de la vida, deterioro de todos los servicios públicos, especialmente los de mayor necesidad como agua, energía eléctrica, transporte, aseo urbano y salud.

Algunos me dicen que la razón para querer perpetuarse en el poder tiene que ver con el enriquecimiento personal y la corrupción. Y uno se pregunta: ¿es que después de 20 años y de haber despilfarrado el gigantesco ingreso fiscal producto del petróleo durante los años de Chávez, todavía no han saciado el apetito desordenado de enriquecimiento indebido?

¿Es que el repudio que se ha producido en la comunidad internacional contra el régimen imperante en Venezuela no les aconseja organizar una retirada ordenada y pacífica?

Hay ejemplos en el mundo de regímenes autoritarios que fueron capaces de entender que su tiempo se les había acabado y que había llegado el momento de retirarse. Así ocurrió en la Nicaragua sandinista con la desgracia de que los gobiernos que vinieron después lo hicieron tan mal que el sandinismo regresó de la mano de Daniel Ortega. El general Pinochet en Chile y, sobre todo, sus más inmediatos colaboradores, entendieron que tenían que abandonar el poder y lo hicieron de una manera ordenada.

El régimen del apartheid en África del Sur entendió que tenía que abrirse a una democracia multirracial y también lo hicieron. Así como también ocurrió en todos los países de la órbita soviética. En todos esos casos la opinión y las acciones de la comunidad internacional fueron determinantes. Ojalá en el caso venezolano también lo sean.

A conciencia de que puedo pecar de ingenuo, no quisiera terminar sin hacer una solicitud: señores del Gobierno, por respeto a Venezuela y a los venezolanos, por favor, váyanse y por su propio interés, traten de hacerlo de una manera ordenada y civilizada.

Seguiremos conversando.

@EFernandezVE