Crisis venezolana: el papel central de Rusia, China e Irán

Un análisis del Instituto Gatestone sobre la situación internacional que se cierne sobre Venezuela enfatiza en el papel preponderante de Rusia, China, Cuba e Irán en el desarrollo de los acontecimientos. El artículo revela una perspectiva particular sobre cómo se observa el conflicto venezolano en sus vertientes internacionales.

El análisis suscrito por Joseph M. Humire, director ejecutivo del Center for a Secure Free Society (SFS), destaca que el Secretario de Estado de los Estados Unidos, Rex Tillerson, acaba de completar una visita exitosa por cinco países de América Latina y El Caribe, invocando la Doctrina Monroe  (“América para los americanos”) y sugiriendo que los militares venezolanos podrían lograr una “transición pacífica” del líder autoritario Nicolás Maduro. Esto recordó a varios observadores regionales la sugerencia del presidente Trump el año pasado de una posible “opción militar” para Venezuela, al comentar una posible intervención estadounidense o multilateral para detener el colapso del país.

Una acción armada o intervención militar en Venezuela por parte de cualquier nación en el Hemisferio Occidental, incluidos los propios militares de Venezuela, debe tener en cuenta el papel de Irán, Rusia y China en la crisis. Rusia y China fueron mencionadas prominentemente por Tillerson durante su visita a la región; Irán, sin embargo, estuvo notablemente ausente de sus comentarios.

El autor detalla las crecientes relaciones de Rusia en Venezuela:

“De los actores extrarregionales, Rusia y China son quizás los dos más visibles. Al igual que en Siria, e históricamente en América Central, Rusia es el principal proveedor de ayuda militar letal, junto con el apoyo financiero y técnico a las fuerzas armadas venezolanas. Con un total de más de $ 11 mil millones en bienes militares gracias a las ventas de armas rusas, Venezuela representa el 75% de las ventas militares extranjeras totales de Rusia en la región. Además, la empresa estatal rusa de energía, Rosneft, ha proporcionado a Venezuela un financiamiento estimado de $ 17 mil millones desde 2006. Moscú ha apalancado sus acuerdos de garantía para adquirir mayores participaciones en los yacimientos petrolíferos de Venezuela, a saber, el cinturón de Orinoco de crudo pesado, que le otorga Rusia más control de los activos energéticos estratégicos de Venezuela”.

La influencia china

Humire agrega de seguidas las relaciones de China:

“Rusia no está sola en el apalancamiento de la deuda para un mayor control de los activos estratégicos en Venezuela. Según el Instituto Internacional de Finanzas, China posee más de $ 23 mil millones en deuda externa de Venezuela, por lo que es el mayor acreedor del país. A través de estos créditos y préstamos, Pekín es el principal benefactor y principal banquero de la nación sudamericana, y China tiene una enorme influencia sobre los resultados en Venezuela”. Incluyen compañías energéticas chinas que también están ganando una participación cada vez mayor en el campo petrolífero más lucrativo de Venezuela, el Faja del Orinoco (FDO).

En este contexto, es difícil imaginar un escenario que elimine la presencia de La Habana de Venezuela sin pasar primero por Moscú o Pekín. Irán, por otro lado, puede operar independientemente en Venezuela porque aprovecha una red clandestina separada y más robusta que se ha estado desarrollando en América Latina durante más de medio siglo.

 Xi Maduro-iloveimg-resized

Los binacionales en Siria

 

Aproximadamente el 60% de la población de la ciudad de As-Suwayda en el sudoeste de Siria (139,000 habitantes según el censo de 2004) son ciudadanos binacionales nacidos en Venezuela. Muchos más han llegado desde 2009. El distrito de As-Suwayda (el mismo nombre que la ciudad) ha sido apodado “Pequeña Venezuela”.

“El alcance de la influencia de Irán en Venezuela ha sido durante mucho tiempo una fuente de debate para los analistas de seguridad regionales y de los EE. UU. Las raíces del régimen iraní como un movimiento revolucionario con una retórica antiimperialista y un dominio en expansión en todo el Medio Oriente han acercado a Rusia y China, dos adversarios históricos de la guerra fría. En muchos sentidos, Irán se ha posicionado en Venezuela para capitalizar la influencia económica de China y la huella militar de Rusia. Por ejemplo, el Ministerio de Defensa y Logística de las Fuerzas Armadas de Irán (MODAFL) utilizó una variedad de proyectos conjuntos con la industria militar venezolana (CAVIM) y contratos petroleros rusos y chinos con PDVSA para proteger su evasión de las sanciones internacionales”, dice el analista.

Agrega:

“La crisis humanitaria en Venezuela comenzó con una grave escasez de alimentos y medicinas que provocó un reclamo legítimo entre la población, lo que provocó un levantamiento el año pasado. Muchos olvidan que antes de la guerra civil, Siria enfrentó una sequía severa que fue un factor en otros levantamientos violentos que comenzaron en 2011. Al igual que en Siria, Venezuela se ha convertido en una crisis humanitaria que exacerba las salidas de refugiados con serias preocupaciones antiterroristas y un fuerte y la presencia iraní. A diferencia de Siria, sin embargo, esta crisis se encuentra mucho más cerca de las costas de los Estados Unidos”.

Mientras el Secretario Tillerson llama a los aliados regionales a aumentar el apoyo para resolver la crisis humanitaria de Venezuela y aplicar más presión al régimen de Maduro, “tendría sentido que la administración Trump también ayudara a los aliados de Estados Unidos mejorando sus capacidades de contrainteligencia y antiterrorismo contra Irán y Hezbollah en el Hemisferio oeste. Parece que parte de esta cooperación ya está comenzando a tener lugar, como lo demuestra un nuevo acuerdo entre los EE. UU. Y Argentina para abordar el financiamiento ilícito de Hezbollah en el Cono Sur”.

 

Las conclusiones: las influencias externa

Y Humire concluye:

“Hacer frente a la tragedia que ha ocurrido en Venezuela durante más de dos décadas requerirá una mejor comprensión pública del papel central de los actores extrarregionales, particularmente Irán, en la crisis del país.

“Cualquier intervención en Venezuela, militar, humanitaria o de otro tipo, no funcionará a menos que tenga como objetivo eliminar las influencias externas, especialmente Irán, Rusia y China, que han convertido a Venezuela en la Siria del Hemisferio Occidental”.

  • Author Avatar
  • Carlos Subero
    16/02/2018 – 7:02PM Venepress