En Venezuela diariamente muere un niño por falta de alimentación

Las cifras son tan dramáticas como la crisis. El organismo internacional confirma lo denunciado por la Iglesia a través de Cáritas: la población sigue muriendo de hambre, mientras crecen la inflación y el desabastecimiento de alimentos y medicinas

 

Carlos Zapata | Reporte Católico Laico

Caracas.- Un reporte oficial de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) denuncia que “al menos 33% de la población infantil presentaría indicadores de retardo en su crecimiento” y advierte además que en el año 2017 fallecieron, en promedio, entre cinco y seis niños cada semana “por falta de alimentación”.

Tras condenar el uso de represión violenta contra las protestas que surgen en el país, el organismo instó al Estado venezolano a respetar y “garantizar” los derechos humanos elementales como alimentación y salud”.

Pidió además ” redoblar esfuerzos para garantizar niveles esenciales” que permitan “proteger a su población del hambre” y brindar acceso a la atención sanitaria.

Canal humanitario

El comunicado de la CIDH también cuestiona la negativa oficial a recibir ayuda internacional para responder a la grave crisis socioeconómica que está diezmando a la población del país.

Advierten igualmente que el desabastecimiento de alimentos y medicinas crece a un ritmo “alarmante”. Y en tal sentido, expresan “suma preocupación” ante las denuncias sobre la distribución desigual de comida.

La CIDH y su Relatoría Especial sobre Derechos Económicos, Sociales, Culturales y Ambientales (REDESCA) expresaron “rechazo a todo tipo de violencia o abuso de la fuerza en el marco de manifestaciones fruto de ese contexto”, en alusión a las tres muertes reportadas entre el 31 de diciembre y el 9 de enero de 2018 “debido al enfrentamiento y la violencia entre personas tratando de conseguir alimentos y personal de seguridad”.

 

“4.5 millones comen 1 sola vez al día”

El presidente del organismo, que además es responsable de la sección venezolana, también se pronunció al respecto. Francisco Eguiguren dijo que el aumento de precio de los alimentos y medicinas, sumado a los índices inflacionarios (calificados por especialistas como hiperinflación) “repercuten directamente en la seguridad alimentaria y en la salud de la población”.

Agregó que unas 4,5 millones de personas estarían alimentándose exclusivamente una vez al día, “y en ocasiones cada dos días, resultando que el 11,4% de la población infantil ya se encontraría en situación de desnutrición”, cifra que coincide con las estimaciones de la organización social de la Iglesia Católica, que tras complejos programas de atención, monitoreo y seguimiento, reportó al cierre de 2017 que 16 de cada 100 niños venezolanos (menores de 2 años de edad) sufren desnutrición severa.