Éxodo venezolano a Perú supera la de chinos y japoneses a mediados del siglo XIX

El Comercio de Perú

En la actualidad en las calles de Perú es común ver venezolanos atendiendo en puestos de servicios o haciendo colas en las oficinas del Ministerio de Relaciones Exteriores. Nunca como en estos tiempos hemos visto una migración tan grande como la del país llanero. Ni siquiera aquella que trajeron chinos y luego japoneses, hace más de un siglo. Hay ya alrededor de 100.000 venezolanos. Tres de cada cuatro están en calidad de turistas, pero buscan cómo quedarse en el país.

Perú no ha destacado por ser un país que acoge migrantes y está muy por debajo de los históricos Argentina, Venezuela, México y Brasil. Quizá por eso, junto con el resto de países andinos, actualmente se ofrecen mejores condiciones migratorias.

El flujo migratorio de venezolanos se debe a las condiciones económicas de ese país, Venezuela pasó de ser un país de inmigrantes a uno de emigrantes, contrario a lo que ocurría en las décadas de los 60 y 70, en las cuales muchos peruanos vieron en el país petrolero las oportunidades que no encontraban en Perú. Se radicaron con sus familias o las crearon. Es decir, el país receptor de migrantes muestra un signo de buenas condiciones económicas, en este caso el Perú, en contraste con Venezuela.

Esta situación se explica por el fracaso de la revolución bolivariana iniciada por Hugo Chávez en 1999; luego de su muerte, en 2013, seguida por Nicolás Maduro. Con casi dos décadas en el poder, el chavismo ha hecho de Venezuela un país con la mayor crisis económica de su historia, con desabastecimiento y escasez de alimentos, lo que explica la cantidad de migrantes que hoy se ven en el país.