Obispo del Táchira: “No se justifica una ‘Feria gigante’ mientras la gente se muere de hambre”

El prelado hizo propuestas concretas para transformar la Feria Internacional de San Sebastián (FISS) en una celebración cristiana con aportes directos a obras de caridad, como una manera de hacerla cónsona a su origen y de resarcir los daños que aún hoy se cosechan de ella

 

Carlos Zapata | Reporte Católico Laico

 

Caracas.- En un contundente mensaje, como parte de su homilía del 20 de enero, con motivo de la conmemoración del martirio de San Sebastián, el obispo de San Cristóbal Mario Moronta cuestionó la Feria Internacional de San Sebastián (FISS), alguna vez calificada como la “Feria Gigante de América” e hizo propuestas directas para su transformación.

Tras recordar que su planteamiento no es nuevo, cuestionó de manera directa: “¿Por qué celebrar unas ferias en honor de San Sebastián con gastos que no se justifican y con programaciones reñidas con la situación concreta que se vive hoy en nuestra ciudad, en nuestra región y en nuestro país?”. Al respectó, expresó: “¡Ya basta de ‘pan y circo’!”.

Se preguntó también el prelado si “¿Acaso no es inmoral que se inviertan sumas en torneos deportivos –aunque sean de importancia-, en fiestas de ‘bailantas’ en clubes y otros sitios con precios exorbitantes, que se tengan espectáculos con participantes extranjeros a quienes se les debe pagar en divisa foránea cuando en nuestros barrios hay gente que pasa hambre, cuando los enfermos y necesitados de atención no consiguen medicamentos, cuando los anaqueles de los abastos están vacíos o los precios están marcados en grado superlativo?”

Reconoció haber tenido, como muchos, “la ‘ilusa pretensión’ de que este año no se iba a tener la feria”, y lamentó que predominara el “afán de distraer el hambre y las necesidades y el status de sentir que es la ‘feria gigante’ de Venezuela y el mundo”.

“No hay dinero para mantener la ciudad pero sí para actividades feriales”

Sostuvo Moronta que mientras “no hay dinero para recoger la basura ni para arreglar carreteras y calles”, ni dinero para conseguir insumos, salud o tantas otras necesidades, “sí lo haya para la Vuelta al Táchira, para otros espectáculos y demás actividades feriales”. Dijo que “eso no tiene justificación aunque haya miles de explicaciones”. Agregó que en una ciudad y en una región que se precian por su cristianismo, no podemos decir que sea evangélico que católicos promuevan esto.

El también vicepresidente de la Conferencia Episcopal Venezolana indicó que “celebramos la fiesta de un mártir que se distinguió por ser fiel en su trabajo como militar y como creyente. Pero su fe en Cristo estaba por encima de lo demás”.

Tras señalar que hoy seguimos encontrando muchos cristianos martirizados “a causa de su fe”, dijo que quienes buscan la felicidad auténtica, “al seguir el camino del Señor y tomar su cruz, sencillamente corremos el riesgo de ser flechados”.

Sostuvo que como Iglesia, todos los creyentes hemos de vivir “encarnados en nuestra propia realidad”. Para poder manifestarnos como “Iglesia en salida”, explicó, hemos de estar encarnados en nuestra propia realidad. “Así haremos sentir que la Iglesia es pueblo y está con todos, en especial con quienes más sufren y son pobres y excluidos”, dijo.

La propuesta

“Por eso, superando la tentación a la ingenuidad, me atrevo a hacer una propuesta a quienes organizan tanto la Feria como los eventos de fiestas y de atracciones (las fiestas en los clubes y otros espacios, las corridas de toros y otros actos lucrativos). Lo hacen en el marco de una fiesta considerada de corte cristiano y son, en su inmensa mayoría, católicos: ¡sean fieles a la Palabra de Dios y den un ejemplo también para el mundo!”.

“La propuesta la haré en forma de interrogantes para ver si su respuesta es positiva –y ¡ojalá lo sea!-. ¿Qué pasaría si de las ganancias que se obtengan de todos esos espectáculos y eventos de la feria, se destinara el 60% para hacer un gesto de caridad y solidaridad? ¿No sería una hermosa manera de hacer sentir que no se trata de un evento meramente lucrativo y que sus organizadores están demostrando que son los criterios del evangelio los que marcan el rumbo de sus vidas y acciones? Eso sí, no salgan con la excusa de que todo lo programado les produjo pérdidas”, dijo.

Y pidió dar un paso más: “Para que no se vaya a caer en la tentación de que la Iglesia quiere aprovecharse de ese aporte, ni para que se vaya a perder lo ofrendado, propongo concretamente que lo recaudado se destine para apoyar al Hospital Psiquiátrico que está en Peribeca y que tantas necesidades tiene. Y para ello, propongo constituir un equipo compuesto por un representante de la Corporación de Salud, un representante del IAMFISS y un representante de la Iglesia: así podremos tener garantía del destino de ese aporte, que deseo se haga realidad”.

“Lo pido en nombre de los enfermos y médicos, que están en dicho Hospital; pero sobre todo en nombre de Dios. Y como primera ofrenda, pido que la colecta que hoy se haga durante esta celebración (y espero sea generosa) sea el primer ladrillo de esta iniciativa”, dijo.