George Weah es confirmado como nuevo presidente de Liberia

EFE

La Comisión Electoral de Liberia confirmó este viernes la victoria del exfutbolista George Weah en las elecciones presidenciales tras completar el escrutinio, que le otorga un 61,5% de los votos en la segunda vuelta frente al 38,5% logrado por el vicepresidente del país, Joseph Boakai.

Boakai, aceptó esta mañana los resultados y felicitó al nuevo presidente, a quien ofreció su ayuda “para avanzar por el bien del país”.

Las felicitaciones al presidente electo, que relevará a Ellen Johnson-Sirleaf, en el poder desde 2005, se suceden desde ayer, cuando la Comisión Electoral anunció la victoria del único Balón de Oro africano.

“Felicitaciones a George Weah por su brillante elección y también a los liberianos por el camino hacia la paz y la reconciliación” dijo el presidente de Francia, Emmanuel Macron, en su cuenta de Twitter.

Los liberianos celebraron en las calles la victoria Weah tras dos intentos frustrados de entrar a formar parte del Gobierno: uno en 2005, cuando la actual presidenta le venció en la segunda vuelta, y otro en 2011, cuando fue el “número dos” de la fórmula que encabezaba Winston Tubman, sobrino de William Tubman, el presidente más longevo del país (1944-1971).

“Siento profundamente la emoción de toda la nación” ante la “ingente tarea de la que me hago cargo”, tuiteó Weah tras ser declarado ganador.

La celebración de esta segunda vuelta tuvo que ser retrasada debido a las acusaciones de fraude por parte del tercer candidato más votado en la primera vuelta, que fueron finalmente desestimadas por el Tribunal Supremo del país.

Ahora, el UP tiene un plazo de siete días, según la Ley electoral, para recurrir los resultados ante el Tribunal Supremo, y está previsto que el próximo 22 de enero el presidente jure cargo.

Weah hereda un país con una debilitada economía, que en 2016 finalizó con una caída del 1,6% del PIB, que el 50% de su población vive por debajo del umbral de pobreza y que padece una aguda corrupción.

Además, el país vivió en 2014 una crisis con el ébola, que mató a casi 5.000 personas y contagió a otras 10.300.