Leones hizo respetar la casa y evitó la barrida del Magallanes

Un batazo de Henry “Pollito” Rodríguez permitió que Wilfredo Tovar anotara la carrera que dejó tendidos en el terreno a los Navegantes del Magallanes, y dejó que los Leones del Caracas celebraran el único triunfo por 8-7 que lograron en la serie a nueve compromisos contra su eterno rival.

“Esperaba que me llegara un turno así, ya en otras veces me han tocado turnos importantes”, le dijo Rodríguez a la televisora IVC, después de conectar el doble con dos outs en la pizarra. “Ya me había enfrentado a Deolis en el pasado y conozco los pitcheos que tira. Esperé uno de esos y pude conectar el batazo”.

Jesús “Cacao” Valdez conectó su decimoctavo cuadrangular de la temporada en el primer inning, poniendo a la “nave turca” al frente del marcador. Andrés Eloy Blanco repetiría la dosis en el segundo episodio con otro vuelacercas.

Los melenudos responderían con tres anotaciones en la parte baja del segundo, producidas por sendos dobletes de Ramón Cabrera y Tovar, así como por un hit de Rodríguez. El racimo despidió del montículo a Alex Sanabia, abridor de la nave.

Una rayita más en el tercer pasaje, luego de un sencillo de Alexander Palma, sumaba tranquilidad a la causa de los Leones. Sim embargo, Magallanes descontó cuando Rayder Ascanio la botó en el quinto. El batazo, que salió por el jardín central del diamante de Los Chaguaramos, fue la despedida del juego para Manny Correa, abridor capitalino.

Palma conectó un doblete en el séptimo para aportarle otra anotación al Caracas, pero los de Valencia pisarían el plato en el octavo inning con un wild pitch de José Ascanio. En el noveno, Jesús Sucre volteó la tortilla con un “tubey”, que le dejó juego en bandeja de plata al cerrador Hassan Pena.

No obstante, el cubano fue ue castigado por Jesús Aguilar con un cuadrangular solitario que pondría la stablas en el marcador.  La emoción continúo en el décimo, con una carrera más por bando, luego de un sencillo de Mario Lissón y un bambinazo de Leobaldo Piña. El encuentro estaba empatado a siete carreras.

Jesús Guzmán pudo acabar con el desafío con un vuelacerca en el cierre del undécimo, pero su batazo ceñido al poste del jardín izquierdo, fue revisado y cambiado a foul por los umpires.

Sobre los hombros de Guerra (0-2) cayó la derrota, mientras que la victoria fue para Yoimer Camacho (3-1), quien logró retirar con tranquilidad la parte alta del último acto.

De esta manera, los melenudos mantienen sus aspiraciones de alcanzar el primer lugar de la clasificación, debido a la caída de Cardenales de Lara ante Bravos de Maragarita.

El único “zapatero” en la historia de los clásicos del béisbol venezolano data de la campaña 1979-1980, cuando los capitalinos le ganaron los 14 encuentros que disputaron a la tripulación.

Los comentarios están cerrados.

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: