Vargas: la tragedia que marcó a Venezuela – Macky Arenas

Hoy 15 de diciembre se cumplen 18 años de la tragedia que ocurrió en Vargas pero enlutó a todo el país. Comenzaba el gobierno de Hugo Chávez y también la obsesión de barnizar de legalidad sus intenciones de control total de instituciones y poderes. Era el día en que debía aprobarse, mediante referéndum, la Constitución de 1999, reformada por voluntad e iniciativa del recién estrenado jefe de Estado.

Esas elecciones debían realizarse, a pesar de que la tragedia avanzaba por minutos llevándose vidas y propiedades de miles de venezolanos. El gobierno se empeñaba en ignorar olímpicamente las dramáticas informaciones que llegaban desde el litoral. La lluvia inclemente e imparable hizo estragos, igualmente, en Caracas y zonas cercanas aunque todo el país sintió los devastadores coletazos.

Fue el día en que, según testimonios: “Se derramaron los cielos y la tierra se hizo río, se llevó lo que era mío y no volvimos a verlo. Virgen de la Coromoto, Virgen María, San Juan Bautista, ayúdame en este trance y que el corazón me alcance para dárselo a los otros. Ay San Antonio, se derramaron los cielos, Ay San Antonio… la tierra se hizo río!”.

El estado Vargas fue escenario de lluvias y aludes que, según algunos cálculos, causaron la muerte a más de 30 mil personas. El peor desastre natural en la historia de nuestro país cumple un nuevo aniversario, mientras algunos damnificados todavía insisten en sus reclamos de ayuda y muchos daños que no han podido ser, a estas alturas, del todo reparados.

Antes bien, una visita a La Guaira demuestra que las obras públicas se han efectuado, como decimos en criollo, por donde pasa la novia. El abandono que pautó el entonces Presidente Chávez negando la entrada a la ayuda enviada por Estados Unidos, a bordo de buques que esperaban en aguas internacionales cargados con agua, enseres, ropa, alimentos y medicinas a la población en emergencia, se cumple cuando los sucesivos gobiernos de militantes oficialistas, mantienen la desidia intacta. Territorio adentro exhibe los mismos daños, escombros y deterioro en las estructuras y vías causado por el deslave que se llevó calles, avenidas, caseríos y urbanizaciones enteras.

Por si fuera poco, y como para recordarnos el persistente abandono, hoy, justo en este nuevo aniversario de Vargas, amanecemos con la insólita noticia de que el techo del túnel Boquerón II de la autopista Caracas-La Guaira ha sido destruido por un irresponsable gran gandola la cual, aparentemente sin ningún control ni vigilancia, trató de pasarlo.

Una de las zonas más sufridas, deprimidas y necesitadas de todo tipo de asistencia, apenas a kilómetros de la capital, la que, sin embargo, ha sido bendecida por la llegada, hace pocos años, de un joven y dinámico obispo, Mons Raúl Biord Castillo, quien se las ha agenciado para iniciar trabajos en las comunidades que apuntan, al menos, hacia la atención de salud que tanto requiere Vargas, azotada por cuanta epidemia aparece en el panorama. Recientemente, el dengue y otras variedades de esos virus se cebaron en el litoral central sin que se emprendan proyectos de envergadura para aliviar las penurias de la población.-

Los comentarios están cerrados.

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: