Medicina y Alimentación en Venezuela – Mercedes Montero

Desde el inicio del mandato de Hugo Chávez todas aquellas áreas en las que se destacaba la brillantez de los profesionales venezolanos fueron atacadas y devaluadas con el fin de ser suplantadas por la mendicidad intelectual y profesional de las versiones Castro comunistas cubanas. La “Medicina” fue una de las primeras áreas en ser atacadas ferozmente. El Ministerio de Salud se transformó en un organismo que dejo de cumplir con su misión, cada Ministro de Salud es peor que el anterior, los hospitales son pocilgas, los médicos cubanos que llegaron a Venezuela, además de odiar a sus pacientes, carecían de conocimientos y solo buscaban la forma de escapar hacia el también odiado “imperio” Las carencias de todo tipo de medicinas, vacunas, mantenimiento de equipos, de toda clase de insumos para mantener la higiene en los hospitales, no hay ni siquiera rayos X, no hay camas muchas veces no hay comida para los pacientes que dependen de lo que sus familias consigan, ni productos para higiene personal y ni hablar de medicinas que de conseguirse están a precios exorbitantes casi imposibles de pagar hasta para gente de clase media mucho menos para los estratos D y E de la población que están totalmente desamparados. Una estadística espeluznante es que tres de cada 10 pacientes de diabetes son amputados de pie al mes ya que no pueden ser curados por falta de los insumos requeridos.

Para colmo de males el exministro de Salud Dr. José Félix Olleta público en un reportaje que actualmente en el país hay seis epidemias: Malaria o Paludismo. Difteria, Tuberculosis, Escabiosas, Sarampión y VIH distribuidas en todo el país que suman más de un millón de personas, sin embargo las medidas tomadas por el Ministerio de Salud actual son prácticamente nulas y solo se llevan a cabo para hacer proselitismo político que comienzan por exigir “el carnet de la patria” a los ciudadanos para poder ser vacunados, incumpliendo con el deber de proteger la salud de los ciudadanos cualquiera que sea su condición social, económica y política.

En muchas oportunidades se ha hecho referencia al engaño que fue la formación de los médicos comunitarios y ahora la falta de respeto se agudiza con el proyecto de incorporar a 82 cadetes de la Escuela Militar de Medicina para ser formados como médicos en dos años! Por supuesto médicos que fueron ministros de Salud, representantes de las Facultades de Medicina de las verdaderas universidades han lanzado la voz de alerta sobre tamaño disparate, ya que, los estudios básicos de Medicina se hacen en cinco o seis años. Que pueden aprender esos cadetes en dos años? El hecho de graduarlos como médicos no es solo engañarlos a ellos, sino que también es una inmensa irresponsabilidad, es transformar a esos cadetes en unos matasanos.

En la Venezuela de hoy lo que hay es un exterminio de la población, los que sufren las más severas consecuencias de la Crisis Humanitaria del país son los niños menores de cinco años. El pueblo venezolano siempre solidario, por mucha caridad que hace no puede darse abasto ante la hambruna, la insalubridad que agudiza el hambre, la inseguridad que diezma, y la falta de medicinas que no se encuentran que de ser encontradas tienen un precio exorbitante. La semana anterior dos personas que habían recibido trasplante de riñón murieron debido a la falta de antibióticos.

Los lectores deben saber lo siguiente: fuera de las fronteras de Venezuela, en distintos países, hay galpones con alimentos y medicamentos, estructuras logísticas y sistemas de transporte listos para iniciar una operación de ayuda humanitaria masiva, que podría alcanzar a millones de familias, en todas las regiones. Pero esa ayuda no podría entregarse al gobierno ladrón. Porque ocurriría lo mismo que con el resto de los bienes nacionales: se la robarían, la revenderían, la convertirían en insumos para las redes de bachaqueo. Incluso, podrían usar la ayuda humanitaria para chantajear a los ciudadanos, tal como ocurre con las bolsas CLAP y el carnet de la patria.

La ayuda humanitaria que podría ingresar a Venezuela, como es característico de estas operaciones, provendría de gobiernos, multilaterales, ONG y empresas. No podría entregarse sin la supervisión de técnicos y profesionales, y no podría ser recibida sin la intervención de la Iglesia y la sociedad civil organizada, para que en conjunto sean garantes de su distribución, justa y transparente. Las protestas y todas las formas de lucha de los demócratas deben insistir en este punto. Mientras más rápido se establezcan los canales humanitarios, más vidas serán salvadas. La lucha contra las políticas del hambre es, por encima de muchos otros objetivos, no solo una causa política y moral, sino la más básica de las exigencias humanas.

La matrícula escolar ha bajado, los padres no se pueden dar el lujo de enviar sus hijos a la escuela, sencillamente porque en el caso de tener dinero para pagar transporte, no tienen dinero para comprar alimentos y cuando consiguen algún dinero para adquirirlos solo les alcanza para harina y alguna hortalizas, no se pueden dar el lujo de comer proteínas, la carne, el pescado y hasta el pollo son un lujo al que no pueden acceder. El peso y la talla de los niños se han visto reducido. El abandono infantil se acrecienta cada día.

Quienes se dedican a hacerle seguimiento a la gravísima crisis humanitaria que padece Venezuela no pueden entender como la Fundación para la agricultura y alimentación (FAO) puede ser tan increíblemente hipócrita al decir que Venezuela merece u n premio por la forma que ha atacado el hambre, debe ser que para tal organización la muerte por inanición en la solución del hambre que castiga sin piedad a los venezolanos empezando por los más vulnerables, los bebes hijos de madres desnutridas y los niños venezolanos de todas las edades cuya fuente de alimentación son las sobras por las que pelean con adultos en los basureros de las calles. Las organización es no gubernamentales (ONG) que prestan ayuda están copadas y muchas han tenido que cerrar con el dolor de su alma.

Esperamos que quienes clamamos por justicia seamos oídos no es posible seguir viendo el desastre ocasionado por la innegable Crisis Humanitaria que hay en el país y guardar un silencio cómplice de tal crimen.-

Los comentarios están cerrados.

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: