“Pasamos hambre, pero resistimos”

AFP – En Petare, el barrio más grande de Venezuela, José come a veces una vez al día. Pero el domingo no dudó en votar por el oficialismo en los comicios regionales.

Lo mismo hicieron Cristóbal y Eddie, fieles devotos de una “revolución” que, según ellos, “ama a los pobres”.

Los tres hacen parte del voto duro oficialista. Han sostenido su apoyo por el gobierno socialista desde que Hugo Chávez fue electo en 1998 para su primer mandato.

Ahora, dicen, al presidente Nicolás Maduro -heredero de Chávez- no le iban a fallar, aunque la crisis económica asfixia a la población que enfrenta una severa escasez de alimentos y de medicamentos.

El oficialismo ganó 18 de 23 gobernaciones, en medio de denuncias de irregularidades por parte de la oposición.

 

La joya de la corona fue el estado Miranda, gobernado durante nueve años por el opositor Henrique Capriles, dos veces candidato presidencial.

Allí, enclavado en una colina, cuelga el populoso y empobrecido Petare, en el este de Caracas.

“Uno sobrevive resistiendo”

VENEZUELA-CRISIS-MADURO-SUPPORTERS

José Yáñez tiene 72 años y vive con su hermana mayor en una humilde casa con techo de zinc.

Votó y seguirá votando por el gobierno porque con Chávez -dice- avanzaron los proyectos sociales: “¿En qué país del mundo un gobierno hace un millón 800 mil casas para la gente más necesitada?”, pregunta.

La inflación, que el FMI proyecta en 652,7% para 2017, lo golpea. Ya está pensionado pero debe trabajar de vigilante. Así, redondea al mes dos salarios mínimos -200 dólares a la tasa oficial y 24 en el mercado negro-. “Uno sobrevive resistiendo”, afirma.

La oposición -justifica- “tratando de salir del gobierno ha sido cómplice de una guerra económica”, que el gobierno atribuye a empresarios de derecha que supuestamente acaparan productos provocando escasez y especulación.

“No es culpa de Maduro que un kilo de azúcar cueste 27.000 bolívares”, agrega.

 

“Y estamos pasando hambre, a veces hacemos una comida diaria, pero seguimos resistiendo porque el carajo (Chávez) supo dar amor, y la gente pobre lo reconoce. Voy a seguir siendo chavista hasta que me muera”, afirma.

Si ganan, nos matan

Los ojos celestes de Cristóbal Ramírez contrastan con una camiseta roja que tiene estampada la silueta de Maduro. Escucha al presidente desde un televisor colgado en la pared renegrida de su taller mecánico.

El hombre de 67 años confiesa que apoyó al candidato oficialista “porque el señor de la oposición no se ocupó de las barriadas de Petare, todas están rotas y llenas de basura”.

“Mientras aquellos (los opositores) nos esconden la comida, el gobierno nos tiende la mano con alimentos”, argumenta.

 

Su respaldo -aclara- no es “porque le hayan dado beneficios”. Lo único que ha recibido “a veces”, dice, son cajas de comida a precio subsidiado.

“Nuestra esperanza es que el país se desarrolle en armonía, en paz, sin violentos”, dice al referirse a cuatro meses de protestas contra Maduro, que dejaron 125 muertos.

Alguna vez consideró votar por la oposición, pero desistió: “Nunca los he oído hablarle a los pobres. Si nos tratan mal sin estar en el gobierno, si ganan nos van a matar a toditos”.

La “revolución de los pobres”

VENEZUELA-CRISIS-MADURO-SUPPORTERS

Un afiche del gobernador electo de Miranda está pegado en la fachada de la casa de Eddie Mesa, un líder vecinal de 55 años.

Respalda a la “revolución” porque está convencido de que los chavistas “aman a los pobres” y los ayudan con misiones sociales y subsidios.

Vive con su esposa, sus dos hijas de 27 y 35 años, y sus tres nietos de cinco, siete y 14. “No pasamos hambre gracias a Dios”.

“Si es de dar la vida por la revolución la damos, porque vemos que ayuda al pueblo”, señaló.

 

Culpa a la oposición de buscar sanciones que han agravado la crisis. “Hay una guerra económica inducida y un bloqueo de Estados Unidos. Querían una explosión social, pero el pueblo paciente, ‘callaíto’ dio voto castigo”, manifestó.

Eddie recuerda que de pequeño casi se iba descalzo a la escuela, pero a los niños, dice, les dan ‘Canaimita’, computadoras portátiles con software libre que el gobierno entrega en escuelas públicas de pocos recursos.

“Esta es una revolución que ama a los pobres”, afirma.

Los comentarios están cerrados.

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: