La experiencia mira con telescopio: Chávez y la gobernabilidad del país – Dr Valentín Arenas

“De las diferentes acusaciones que se le hacen al candidato del Polo Patriótico la mas grave es el señalamiento de su incapacidad para lograr la gobernabilidad del país en las circunstancias tan difíciles en que, de llegar a la Presidencia de la república, le tocaría gobernar. Pensamos que hasta su discurso demagógico se le puede perdonar. Pero su incapacidad no tiene arreglo posible. Ni siquiera ha gobernado un municipio. ¿Como va a gobernar a este país lleno de dificultades agravadas por el mosaico “político imperante”? Sacar los tanques a la calle para imponer decisiones autoritarias no haría sino aumentar la desconfianza, agravar la crisis económica y la pobreza crítica de la población. La confianza y el hambre no se resuelven a balazos.
Por otra parte, aquel sector de la población que está pensando que el candidato y quienes los rodean va a terminar como arte de magia con la tan dañina corrupción, deben bajarse de esa nube. Los adecos y los copeyanos no son santos, pero mal que bien están bien nutridos. Pero quienes rodean a estos candidatos están ansiosos por sentarse en el “banquete burocrático” para satisfacer su apetito largamente insatisfecho, información de principios éticos que rigen su vida pública, ¿quien nos garantiza que los niveles de corrupción no se van a incrementar? Circunstancias apuntan más bien hacia todo lo contrario, porque, además de lo señalado, los gobiernos autoritarios al suprimir toda fiscalización pueden asaltar al Tesoro Público con absoluta impunidad. Sin Contraloría. Sin Fiscalía. Sin Congreso. Sin Tribunales. Como consecuencia de la falta de capacidad para enfrentar un cuadro político muy complejo y una crisis económica bien difícil, la situación del país se hará peor y la pobreza crítica aumentará. Y el pueblo quedará sumido en una frustración colectiva que será proporcional a la expectativa que actualmente tiene esta candidatura”.
Artículo titulado “CHÁVEZ Y LA GOBERNABILIDAD DEL PAÍS”, EL Universal, 30 de Septiembre de 1998.

CASTRO Y CHAVEZ: Lobos con piel de ovejas.
El pasado 24 de Julio inscribió su nombre como candidato presidencial el golpista. Las palabras que dijo en esa ocasión pusieron de manifiesto como una vez mas, la peligrosidad de este candidato que maneja su discurso entre resentimiento social y las frases bíblicas, entre el odio y el amor simultáneamente sin el menor sin el menor rubor. “Yo si vengo de los caminos de violencia, como negarlo, pero ha llegado el momento de la paz, del abrazo, del amor”.
Cuando se observa este doble discurso, reiterado, salta a la mente la semejanza entre el golpista y Fidel Castro. Ambos tienen carisma sin duda, ambos el poder por el poder mismo, ambos lo escalan sobre las espaldas de un pueblo en miseria. El golpista necesita que el país no se recupere económicamente porque sus votos están en razón directa del malestar colectivo”. El golpista se presenta como mesías, Castro se presentó como redentor de todas las injusticias. El golpista ofrece la Constituyente, Castro ofreció elecciones libres en seis meses que todavía el pueblo las está esperando. El golpista manipula y se nutre de resentimiento social. Lo mismo hizo Castro enfrentando pobres y ricos, blancos y negros, padres e hijos. Tantas coincidencias ¿será pura casualidad? ¿No existirá una estrecha relación entre ambos personajes?
El pueblo de Venezuela tiene que abrir bien los ojos y no dejarse engañar, por muy desesperado que esté, por estos “aprendices de Mesías” que no les importa sacrificar la felicidad de los pueblos por un afán enfermizo de poder. Utilizan a Cristo y la Biblia para identificarse con el pueblo a quien, en el fondo, desprecian profundamente porque terminan irrespetando sus derechos humanos y conculcándole su libertad”.
CASTRO Y CHÁVEZ: Lobos con piel de oveja, artículo publicado en El Universal el 28/07/98.

DEL POR AHORA “AL POR SI ACASO”. Últimamente el “por ahora” de Chávez cuando optó por rendir las armas el 4F y ponerse a buen resguardo, ha perdido vigencia. El por ahora por expresado en las pantallas de la T.V. El “por si acaso” no sale, por vergüenza, a través de los medios pero forma parte del susurro de algunos empresarios quienes piensan que colaborar con el candidato del Polo Autocrático equivale a pagar una prima de seguro que le resguarde del riesgo de un cambio en el sistema político. El 90% de los empresarios cubanos que viven hoy exiliados en Estados Unidos practicaron este “por si acaso”. Una estrategia no solo antipatriótica sino absolutamente equivocada, mejor suicida, para defender sus intereses económicos. Estos empresarios que se niegan a perder practican el “por si acaso” como la mejor estrategia para mantener sus negocios a salvo cualquiera sea el resultado electoral. Buscan caer parados, aunque el país salte al vació y caiga de cabeza. Eso no importa. Su mayor preocupación no es velar por la estabilidad de la empresa de todos-Venezuela-sino salvaguardar su parcelita empresarial. Así pensaron los empresarios de Cuba. Así pensaron también algunos comunicadores sociales ante la popularidad de Fidel. Director de Bohemia Miguel Ángel Quevedo, fue uno de ellos. “Por si acaso” había que tratar bien a Fidel sin advertir que hay circunstancias donde callar es cobarde complicidad. Por eso se suicidó. Venezuela como sociedad libre ha entrado en la cuenta regresiva. Falta menos de un mes para las elecciones presidenciales. Lo que ni se haga ya, ahora mismo, a lo mejor no podrá hacerse después. La influencia de los medios es enorme, tan grande como su responsabilidad. En solo un mes se cambia una imagen pero hay que proponérselo con decisión, con valentía. Confiamos en que los editores y comunicadores sociales no practicaran el “por si acaso” de algunos empresarios cuyos nombres se van conociendo y algún día habrá que publicar.”
(Artículo publicado en EL Universal, el 21/09/98).

VENEZUELA NECESITA REFLEXIONAR. Para algunos el cambio requiere la presencia en el poder de un hombre fuerte, un autócrata, que decida por el pueblo lo que debe hacerse y que, efectivamente lo haga. Esta formulas deja en las manos de un solo hombre la solución de todo. Es un retroceso histórico dentro del proceso de construcción de una democracia diferente y estable. El camino autocrático y caudillista para resolver los problemas que enfrentamos no tiene buenos antecedentes. Históricamente ha sido un fracaso en toda América Latina. La desesperación que existe en la actualidad conduce a aceptar, resignado, soluciones extremistas. Que venga lo que sea con tal que esto cambie. Pareciera que es hoy el sentir de muchos compatriotas. ¡Cuidado! Esto está malo pero puede estar aun mucho peor. La desesperación es mala consejera. Sustituir las instituciones por caudillos tiene demasiados riesgos. Las instituciones pueden mejorarse y a los autócratas hay que sacarlos del poder en medio de una tragedia nacional. Aquí viene a colación aquel refrán: Más vale malo conocido, dentro de un marco de libertades, que bueno por conocer dentro de un marco de supresión de esas libertades. Lo que sucedió en Cuba es bien ilustrativo, la reflexión se dejó a un lado. Lo importante era salir de “aquello” cuanto antes. Cambiar sin pensar que podría ocurrir después si todo quedaba en manos de un solo hombre tremendo error de un pueblo, desesperado, que cambió bajo ese estado de desesperación y frustración, la libertad por la esclavitud y las dificultades económicas existentes pero superables por la mas espantosa miseria colectiva. Todavía, después de cuarenta años, no sabe el pueblo como salir de “aquello” pero el pueblo está aun a tiempo la desesperación tiene que ser sustituida por la reflexión, el cambio por el cambio mismo, no es una actitud racional que pueda conducirnos a superar nuestros actuales problemas que nadie niega. Cambio, si, por supuesto, pero dentro de un marco de respeto y fortalecimiento de nuestras instituciones. El país no puede lanzarse al abismo porque un golpista se nos presente, demagógicamente como la solución de todos los problemas y como la única alternativa válida para resolverlo. Este ciudadano está jugando con la desesperación de todos”.
Artículo publicado en EL Universal el día 15 de Abril de 1998.

INSTITUCIONES VS. MESIANISMO.
Los partidos políticos, se afirma son los únicos responsables del deterioro de nuestro sistema democrático. Eso no es cierto. Los políticos. Los políticos haciendo política al margen de la ética, tienen sin duda la importante cuota de responsabilidad. Pero también los empresarios, los sindicalistas, los profesionales y demás sectores de la vida social por la misma razón, tienen su cuota de responsabilidad. Cada cual ha defendido sus propios intereses perdiendo de vista “lo colectivo”. La democracia no depende solo del gobierno de turno, ni de los partidos. Supone una actuación ética de todos los sectores sociales. Supone una toma de conciencia de lo que es el bien común por encima de los intereses particulares, bien sean estos políticos o económicos. En consecuencia, cuando se acusa el sistema de inoperante tal acusación intenta evadir, políticamente, la responsabilidad de cada cual. Es lo más cómodo. Cuando se afirma que las instituciones democráticas han fracasado, destacando solo lo negativo de estos cuarenta años sin mencionar lo positivo, lo que se pretende es tirar una matriz de opinión contraria a las instituciones y favorable al mesianismo, con evidente intención electoral.
Por esto la estrategia electoral de ciertos candidatos cuyo mensaje se concreta en destacar si en las dificultades actuales se enfrenta el pueblo para colocarse él como en la solución mesiánica que lo resolverá todo es un mensaje populista y demagógico. Y hay que tratar que el pueblo lo identifique como tal. Pretender poder manipulando las necesidades populares es una táctica detestable. En el fondo late en este personaje un cercano pasado caudillezco no exitoso por cierto, del cual no parece que podrá librarse porque nadie quiere en el país un retroceso histórico. Cuando toda América Latina ha superado la etapa caudillista, no puede Venezuela retomarla. Sería absurdo.
Artículo publicado en EL Universal 25 de Marzo de 1998.

Dr. Valentín Arenas Amigó
Profesor de Instituciones
Políticas de la U.C.A.B.
Fax: 730-57-23

Los comentarios están cerrados.

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: