Los precios por las nubes

El gobierno tiene pensado revelar el nuevo precio de 50 productos esta semana.

Consumidores desconfían de un “control de precios” por considerar que alimenta la especulación y restricciones. El aumento el alimentos básicos de la canasta familiar no garantiza abastecimiento y seguridad de sustento a los hogares .

La harina de maíz precocida, que reciente mostró un marcaje de dos mil 130 bolívares, está dentro de los 50 rubros que vuelven a la lista de regulación oficial. Se estima, en mesa de revisión de la Asamblea Nacional Constituyente, actualizar el empaque a tres mil bolívares, tras el incremento a imponer a la materia prima desde la cosecha nacional.

Desde diciembre de 2016, el kilo de azúcar exhibe Bs. 460 en los empaques, según providencia de la Sundde. Pero la crisis que tiene los cañicultores con los cultivos tensa el precio sobre los seis mil bolívares; aunque la importada y nacional vendida en mercados supera los 18 mil bolívares.

La regulación del café molido para el consumidor pude superar los 20 mil bolívares el kilo. Por encima los 694,21 bolívares, última resolución decreta en marzo de 2016 por el Gobierno. Mientras se muele entre discusiones oficiales, la calidad premiun en presentación de 200 gramos se comercializa en nueve mil bolívares en comercios y panaderías.

En cinco mil bolívares se estudia rotular los paquetes de kilogramo de arroz de mesa tipo 1. Registra una escalada con respeto a los 120 bolívares, autorizados el año pasado. Para las modalidades y presentaciones con mezcla de ajo, saborizado, parvorizado trepan a 19 mil bolívares.

El Gobierno acordó aumentar los precios, en el marco de las gestiones económicas que ejecuta la Asamblea Nacional Constituyente. Creó una corporación de alimentos para producir, distribuir y comercializar los rubros básicos víspera de autorizar la política de precios.

Para los consumidores la medida “es más de lo mismo”, aseguró Teresa Martínez, ama de casa de 64 años de edad. Son 18 años de la política “que no funciona ni funcionará”, criticó Jesús García, empleado de un supermercado de 48 años de edad, tras coincidir con José Ontivero, ingenieros de 60 años de edad, de que “no existe control de precios” frente a la inflación que tumba el acceso a comprar comida.

“El control de precios es para que sigue la especulación y que los supermercados condicionen más las ventas. De nada servirá. Para comprar dos pacas de harina tienes que hacer una compra de 80 mil bolívares. De cuál control hablan”, acusó Isabel García, ama de casa de 43 años.

28 de Septiembre de 2017 / Yasmín Ojeda / Maracaibo / yojeda@laverdad.com

Los comentarios están cerrados.

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: