Canciller del Vaticano: enfrentamos hoy “peligros sin precedentes desde la II Guerra Mundial”

Los canales de comunicación del Vaticano con el régimen de Kim Jong-un “son debilísimos”, lamenta.

“Deberíamos estar despertándonos a los graves peligros a los que el mundo se enfrenta hoy, peligros sin precedentes desde la II Guerra Mundial“. Esta es la alerta inquietante que acaba de dar el arzobispo Paul Gallagher, Secretario de la Santa Sede para las Relaciones con los Estados, tras la visita que realizó la semana pasada a Teherán, donde trató con las autoridades iraníes las situaciones difíciles que viven los rohinyá en Myanmar o los cristianos en Oriente Medio.

En una entrevista con Radio Vaticana, el canciller del Vaticano ha revelado que desde que tanto el Papa Francisco como el Secretario de Estado, el cardenal Pietro Parolin, se reunieron con la consejera de Estado myanma Aung San Suu Kyi en mayo de este año y se interesaron por los sufrimientos de los ronhinyá, la Santa Sede no ha dejado de seguir informándose de la persecución que aún sufre este pueblo.

Junto con el arzobispo de Yangon, el cardenal Charles Bo, y las autoridades eclesiales locales, ha dicho Gallagher, el Vaticano continuará aplicando presión sobre el Gobierno en lo que es una situación “muy compleja y difícil”. Si bien una presión que no cree el canciller vaya a poner en entredicho la visita papal a Myanmar y Bangladesh prevista para el 27 al 30 de noviembre próximos.

Por otro lado, el canciller de la Santa Sede ha afirmado que los cristianos de Oriente Medio “desempeñan un papel esencial” en aquella sociedad, “algo como un cemento” que la mantiene unida. Aunque haya conflictos étnicos o religiosos, ha sostenido, lo importante es que los cristianos, “quienes siempre han estado allí”, sigan formando parte del panorama de Oriente Medio. A “ser ciudadanos como los demás, y hacer su contribución a la reconstrucción” de los países de la zona desgarrados por las guerras.

Otra problemática relacionada, pero distinta, que el arzobispo Gallagher ha tratado con las autoridades iraníes es la situación de los cristianos del país pérsico. Aunque los diplomático con los que se ha entrevistado fueron “muy elogiosos en cuanto al papel de los cristianos y las contribuciones que hacen” en Irán, aún queda por resolver, a juicio del Vaticano, el tema de la libertad religiosa, ya que “está bastante claro” que las normas a las que los cristianos están sujetos en el país “son muy exigentes”. Algo que el canciller espera que su visita ayude a resolver, junto a dar pie a una cooperación” que aborde “los problemas prácticos de estas comunidades”.

Pero Myanmar, Oriente Medio e Irán ya aparte, lo que más preocupa al Vaticano del mundo actual, según lo que ha revelado Gallagher a RV, es la situación muy delicada que hay entre Corea del Norte y los EEUU. Aunque la Santa Sede “sigue estando comprometida en promover un mundo libre de armas nucleares”, basado a su vez “en una ética de la fraternidad, no de la agresión”, los canales de comunicación del Vaticano con el régimen de Kim Jong-un “son debilísimos”.

Dado este hecho, el arzobispo ha instado a la comunidad internacional “a continuar dando presión a Corea del Norte” -mientras el Vaticano ofrece “el apoyo que podamos”– y a la vez “ver la crisis en la península coreana como parte también de una situación de gran inseguridad en general” en el mundo. La peor, ha lamentado el canciller del Vaticano, que hemos visto desde el fin de la II Guerra Mundial.

(Cameron Doody)/RD

Los comentarios están cerrados.

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: