Manuel Felipe Sierra Revienta las redes: ¿Por qué Venezuela? – La Clave –

 

¿Por qué Venezuela? – Manuel Felipe Sierra

Nadie podía imaginarse hace pocos años que Venezuela pudiera ocupar un lugar
privilegiado en la agenda internacional. Si bien es cierto que el proyecto bolivariano de
Hugo Chávez tuvo un fuerte impacto en su momento en los países latinoamericanos
que se reponían de la experiencia neoliberal de los años ochenta y que (de alguna
manera en la línea de Fidel Castro en los años sesenta) acentuaría coincidencias con
países fueras del área; el actual interés por el llamado “caso Venezuela” en las altas
esferas del mundo sólo es momentáneamente opacado por el riesgo nuclear desatado
por Norcorea y Estados Unidos.

La expectativa se explica porque Venezuela vive desde el comienzo del gobierno de
Chávez, seguido por Maduro, los signos de una megacrisis que afecta no solamente la
economía sino todas las expresiones de la vida social. De allí que se suele incurrir en el
error de equiparar lo que ocurre en el país con las caídas recurrentes de las economías
de los países en vías de desarrollo sobre la cual América Latina tiene una larga y
amarga experiencia.

En el cuadro venezolano se conjuga el agotamiento del llamado modelo “rentista
petrolero”, ya no sólo por la caída del ingreso fiscal como consecuencia del descenso
en la cotización del crudo (lo cual ha ocurrido en otras oportunidades) sino que ahora
se combina y se confunde con una crisis social que tampoco puede compararse como suele invocarse con frecuencia con altos niveles de desigualdad social y
recrudecimiento de las estadísticas delictivas que afectan a otras naciones.

La particularidad de la crisis venezolana es tal que ni siquiera los factores opositores
que adversan al régimen prácticamente desde su comienzo en 1999 han entendido
que no se trata de la tradicional conflictividad gobierno y oposición ni de aplicar una
estrategia frente a la incompetencia y los errores de un modelo político sino de
abordar un escenario inédito, complejo y de alguna manera aún impredecible, lo que
explica que, pese a las penurias y el desconcierto de los venezolanos, aún no se haya
diseñado una estrategia acertada capaz de abrir horizontes de esperanza ni salidas
viables en busca de una Venezuela mejor.

Los comentarios están cerrados.

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: