La hora cero – Mons. Fernando Castro Aguayo

Y seguro, que todos los hombres comprometidos con Venezuela, seguiremos trabajando, cada uno desde nuestro sitio, por una Venezuela digna y de todos.”

La hora cero son las doce de la noche. Empieza a correr la madrugada, hasta que amanece. “Y no por mucho madrugar, amanece más temprano”. El amor a Dios, la defensa y preservación de la dignidad de las personas y las familias son asuntos de todo momento.

La esperanza cristiana se funda en Jesucristo, y ella ha guiado la vida de millones de personas en circunstancias muy duras. Hoy, después del dudoso evento del domingo pasado, muchas personas pueden pensar que entramos en una noche oscura, que no vislumbra un amanecer de libertad.

Es impresionante cómo cantidad de ciudadanos comprometidos, han luchado por la libertad: estudiantes, vecinos, comunidades, han protestado ante la ilegalidad, la inconstitucionalidad y el atropello. Merecen el reconocimiento y aplauso. Y seguro, que todos los hombres comprometidos con Venezuela, seguiremos trabajando, cada uno desde nuestro sitio, por una Venezuela digna y de todos.

Lo que hay que evitar es la tentación tan humana y frecuente de juzgar las actuaciones sólo por los resultados. La tenacidad de Bolívar por la libertad fue ejemplar, aunque lo despreciara mucha gente. La dura redención de Cristo cuánto bien ha hecho en la historia, a pesar de nosotros los cristianos pecadores. Y en Venezuela hay una lucha de “David contra Goliat”. Y el Señor está siempre del lado de la justicia.

Estamos en una hora cero. Hay oscuridad y deben brillar las estrellas: la fe en Dios, la confianza en las mejores energías de los hombres y mujeres de Venezuela, es la hora de la caridad personal y organizada porque hay hambre, falta de medicinas y mucha intranquilidad. Es la hora de la consolación; es la hora de saber que Dios está con los que les son fieles. En esta hora cero, Jesucristo dice a cada uno, igual que les dijo a los discípulos en la barca en el mar de Galilea: “Soy Yo, no teman”.

En la hora cero siempre lleva a un amanecer. Hay que ser tenaz.

Los comentarios están cerrados.

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: