Caracas y Venezuela están de luto – Mario Valdez

Caracas, la ciudad que se convirtió en la patria chica de los que llegamos del interior del país, así como de los inmigrantes, sobre todo los europeos que llegaron a esta tierra de gracia, huyendo de la Segunda Guerra Mundial, buscando mejor calidad de vida y confort para su familia, todos los años celebrábamos la fiesta aniversario de la ciudad de Caracas, que ha sido bautizada como “La Primavera Eterna”, “La Sultana del Ávila”. Este año no tenemos nada que celebrar, los 450 años de la fundación quedan pendientes, Caracas y Venezuela están de luto. Atrás quedaron los pasodobles y las fiestas con la Billo´s Caracas Boy´s, Los Melódicos, Oscar De León, La Dimensión Latina, etc.

El país se encuentra sumido en una confrontación política, el gobierno por una parte, con una minoría tratando de imponer la elección de una Asamblea Nacional Constituyente, que está siendo rechazada por la mayoría de los ciudadanos. Ya pasan de cien los muertos y miles los heridos, centenares de manifestantes están detenidos y otros tienen orden de aprehensión. Espero que se imponga la sensatez y las partes (gobierno y oposición), puedan llegar a un entendimiento político que ponga fin a esta situación y prevalezca la cordura, para tratar de vivir como antes.

La ciudad rendida a los pies del Ávila

El valle de Caracas es una tierra bendita, prodigiosa, que se encuentra rendida a los pies del parque nacional Waraira Repano, conformada por el majestuoso cerro El Ávila. El Cerro es el pulmón vegetal, el ornamento natural más bello y encantador, el centro de atención de los caraqueños, que además nos orienta hacia queda el norte.

Los caraqueños y visitantes pueden disfrutar de uno de los paseos de montaña más agradable como lo es la visita a “Sabas Nieves”. Se sube por Altamira, por la entrada de Tarzilandia, tiene un recorrido de 2,5 kilómetros, hasta llegar a la explanada donde se encuentra un gimnasio natural, y la Virgen llena de flores y bendiciones, pero el trofeo que reciben los caminantes es el chorro de agua refrescante, pura y fría. En vehículos rústicos puedes llegar por la entrada de San Bernandino hasta el “Camino de los españoles”, y disfrutar de bebidas y comidas sanas.

En Maripérez podemos tomar el teleférico y subir todas las estaciones hasta el Hotel Humboldt, desde allí se puede divisar toda Caracas y La Guaira, hacia el mar.

El cerro El Ávila, se convirtió en un icono de gran trascendencia para los caraqueños porque nos desconecta del ruido y puedes contemplar los maravillosos paisajes y ver la ciudad de Caracas en toda su extensión. Todos los años en diciembre, es encendida la Cruz del Ávila, lo que ya se ha convertido en una tradición.

Caracas y la Mar  

Distintos gobernantes en el pasado tuvieron la pretensión de acercar Caracas al mar, que se encuentra a 15 minutos. En 1883, comienza a funcionar el ferrocarril de Caracas a La Guaira, con una línea ferroviaria de 37 kilómetros. En mayo de 1928, se moderniza comienza a trabajar con electricidad.

Hasta el año 1953, la vía de comunicación más utilizada era la antigua carretera Caracas – La Guaira, en esa fecha se inaugura la actual autopista.

Existe un proyecto que uniría a Caracas con el mar, fue presentado por don Luis Roche, en 1948, que trata de la construcción de un túnel  desde Altamira hasta el Litoral Central, hasta ahora ninguno de los gobiernos le ha puesto interés.

La desidia y el desinterés  de los gobernantes desde 1958, hasta el presente ha sido total, al no hacerle vías alternas hacia el Litoral Central, es un hecho imperdonable, hoy seguimos transitando por la autopista que fue construida por el general Pérez Jiménez, hace 64 años.

Santiago de León de Caracas

La ciudad capital de Venezuela, fue fundada el 25 de julio de 1567, por el español Diego de Lozada, quien toma el hato ganadero San Francisco, reparte las tierras y comienzan a poblarlo con el nombre de Santiago de León de Caracas.

Hay muchas teorías sobre el nombre de la ciudad, la que más se acerca a la realidad sostiene, que “lleva el nombre Santiago en honor a Santiago el Mayor, apóstol tradicional de la conquista española; León, en honor al apellido del gobernador de la Provincia de Venezuela para la época: Pedro Ponce de León; y Caracas, por la tribu que poblaba la provincia al momento de su fundación”.

La Caracas rural y el Ferrocarril

En el siglo XVII, se funda la Universidad Central de Venezuela (UCV), el 22 de diciembre de 1721, es creada como la Universidad Real de Caracas.

A finales del siglo XIX y principios del siglo XX, Caracas era una pequeña ciudad agrícola y rural, sus construcciones eran pequeñas y de techos rojos.

Esta pequeña ciudad para la época, era una maravilla y sus habitantes la disfrutaban, los que habían viajado o los paisanos que llegaban y la conocían, la consideraban “el Paris de un solo piso”, tenia 90.000 habitantes. Las calles eran de tierra, estaba comenzando el alumbrado eléctrico y los teléfonos con timbre.

El ferrocarril salía de la estación de Santa Inés en Caracas y llegaba a La Guaira, en dos horas, los visitantes iban al  balneario de Macuto,  los bañistas hombres y mujeres se bañaban separados por una pared. El ferrocarril iba de Santa Inés a los Valles del Tuy, y  a Valencia; había una parada en Petare, donde los citadinos iban a comprar los famosos golfeados petareños.

El Nuevo Circo y el parque Los Caobos

En 1912, se populariza en la plaza Bolívar de Caracas, la retreta con los músicos y sus instrumentos dirigidos por el maestro Pedro Elías Gutiérrez; los jóvenes hasta los quince años usaban pantalones cortos; el mercado de San Jacinto era el corazón del bullicio y el comercio, centro de encuentro y reuniones, era famoso el “Negro” Malaver, manisero, quien voceaba “maní, maní tostao, maní pa´ los enamoraos”. El puente Guanábano, era famoso porque se suicidaban, se lanzaban al precipicio.

En 1919, se inaugura el Nuevo Circo de Caracas, esa mañana los caraqueños disfrutaron un evento que les cambio el estilo de vida, se presentaron dos toreros de Bilbao, España, Serafín Vigiola “Torquito” y Alejandro Sáez “Ale”, los toros de lidia, pertenecían a la ganadería criolla, eran de uno de los hatos del general Juan Vicente Gómez, a quien le dieron cachos y orejas.

En 1927, se funda el Parque Los Caobos, este uno de los lugares más agradables que se encuentran dentro de la ciudad, con variedad de miles de árboles centenarios, se encuentra ubicado entre la plaza Venezuela y donde hoy queda el centro cultural Teresa Carreño, el Ateneo y el museo de Bellas Artes. Hoy está muy abandonado, las fuentes y las obras están deterioradas.  En 1934, el Hipódromo del Paraíso se convierte en el centro de atracción de los caraqueños. El  Paraíso, fue la primera urbanización moderna de Caracas, las casas tenían balcones y ventanales.

En diciembre de 1935, muere el Benemérito Juan Vicente Gómez, y Venezuela sale del oscurantismo y entra  una etapa política distinta que le permite desarrollo y crecimiento. Caracas tiene planes habitacionales (los bloques de El Silencio en 1941 y otros) y de expansión vial (avenidas y carreteras).  En 1946, se inaugura el aeródromo de La Carlota; en 1949, se inaugura la Plaza Venezuela y la radio se convierte en el centro musical, estaba de moda Toña “La Negra”.

Mire Usted, lo que son las cosas, hoy la Universidad Central de Venezuela, tiene 90.000 estudiantes, la misma cantidad de habitantes que tenia Caracas a finales del siglo XIX.

marioevaldez@gmail.com

@marioevaldez

 

Los comentarios están cerrados.

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: