Manuel Felipe Sierra revienta las redes: “El CAMBIO  DEMOCRÁTICO”

La votación en Catia (oeste) y Antímano (Sur Oeste) de Caracas… Las zonas populares con el cambio democrático

El CAMBIO  DEMOCRÁTICO

La consulta popular en rechazo a la Asamblea Nacional  Constituyente del domingo 16 de julio permite varias lecturas: en primer lugar ratifica una clara tendencia de descontento con las políticas del régimen y una clara voluntad de cambio, que ya se expresó en los resultados de las elecciones parlamentarias del 6 de diciembre del 2015. Si en aquel momento resultó claro que además del voto activado por la MUD y otros partidos, la elección estuvo marcada por la insatisfacción general por un cuadro de graves calamidades económicas y sociales, año y medio después (sin que hayan existido políticas eficaces para enfrontar la crisis) era lógico que  ellos se reprodujeran  en cifras mayores, lo que además viene siendo reflejado de manera sostenida por todos los sondeos de opinión.

Nuevamente con lo ocurrido el domingo quedo demostrada la vocación democrática de los venezolanos que históricamente se ha expresado mediante el ejercicio del voto incluso en circunstancias adversas como en la elección constituyente de 1953 en el marco de la dictadura de Pérez Jiménez con la aplastante victoria de los candidatos de URD el partido de Jóvito Villalba; y en 1963 en plena violencia subversiva  cuando pesaba la amenaza de un operación armada el día de las elecciones, y venciendo el miedo la mayoría de los venezolanos ejerció soberanamente el voto para elegir a Raúl Leoni como Presidente de la República.

Tanto en las elecciones parlamentarias como en las sostenidas protestas de calle durante mas de cien días, (al margen de la actuación de minoritarios grupos violentos) como en la ya memorable jornada del 16 de julio también se ha puesto  en claro que junto a la MUD y su partidos debe contarse con la participación de amplios sectores de la sociedad civil que han comenzado asumir nuevamente el papel relevante que cumplieron durante las históricas movilizaciones del 2002 y 2003. Una conclusión es obvia: la tendencia mayoritaria que hoy se constata deberá reflejarse inevitablemente en las elecciones de gobernadores y en los eventos que deberán realizarse el próximo año con la escogencia presidencial, si no priva el inmediatismo o el viejo y funesto legado de la apelación militarista.

Manuel Felipe Sierra 

Los comentarios están cerrados.

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: