Lo que Trump debería hacer sobre Venezuela – Andrés Oppenheimer

El presidente Trump ha generado titulares con su amenaza de ordenar “acciones económicas fuertes y rápidas” contra Venezuela, que un alto funcionario de su gobierno dijo podrían incluir un embargo petrolero. Sin embargo, hay otras medidas de Estados Unidos que serían mucho más inteligentes que esa.

Trump amenazó con sanciones económicas en una declaración escrita emitida por la Casa Blanca el 17 de julio, un día después de que más de 7 millones de venezolanos votaran en un referéndum organizado por la oposición para oponerse al plan del presidente Nicolás Maduro de reemplazar la Constitución por una nueva, semejante a la de Cuba. El 18 de julio, un alto funcionario estadunidense dijo que “todas las opciones están sobre la mesa”, incluyendo recortes a las compras de petróleo venezolano.

Venezuela depende del petróleo para el 95 por ciento de sus ingresos de exportación. Y el grueso de las exportaciones petroleras venezolanas –unos 700,000 barriles diarios– van a Estados Unidos.

Pero fuentes de oposición venezolanas me dicen que un embargo petrolero tendría un impacto devastador en el pueblo venezolano, que ya sufre de una escasez generalizada de alimentos y medicinas.

Además, daría a Maduro y a su élite narcomilitar una enorme victoria política, porque les permitiría escudarse –como lo viene haciendo Cuba desde hace cinco décadas– tras la excusa de que su crisis económica ha sido causada por la “agresión yanqui”. Y un embargo unilateral de Estados Unidos haría mucho más difícil imponer sanciones diplomáticas internacionales contra el régimen de Maduro.
“Un embargo petrolero le daría a Maduro el argumento de que el imperio es el causante de una guerra económica”, me dijo Carlos Vecchio, coordinador político del partido Voluntad Popular, liderado por Leopoldo López. “Y además, rompería la creciente alianza internacional contra la dictadura de Maduro”.

En lugar de imponer un embargo unilateral de petróleo, Trump debería tomar las siguientes medidas incrementales:

▪  Ordenar a la Casa Blanca y al Departamento de Estado que se involucren activamente en los esfuerzos regionales e internacionales para imponer sanciones diplomáticas colectivas al régimen de Maduro.

Eso significaría evitar errores del gobierno de Estados Unidios como la vergonzosa ausencia del secretario de Estado Rex Tillerson de la reciente reunión de cancilleres de países de la Organización de Estados Americanos para discutir la crisis venezolana. A pesar del apoyo de 20 países, la reunión no emitió una condena a Venezuela por la oposición de tres pequeñas islas del Caribe, que podrían haber sido persuadidas por Tillerson si hubiera estado allí, dicen diplomáticos latinoamericanos.

▪  Imponer sanciones personales adicionales dirigidas contra los altos funcionarios del régimen de Maduro. Trump, al igual que el ex presidente Obama antes que él, impuso sanciones de viaje y congeló los activos estadounidenses de varios altos funcionarios, incluido el vicepresidente Tareck El Aissami. Pero Trump podría aplicar sanciones personales contra otros, entre ellos el ministro de Defensa Vladimir Padrino López y el poderoso congresista Diosdado Cabello.

▪  Exponer la corrupción masiva del régimen venezolano, divulgando información del Departamento de Justicia de Estados Unidos sobre los cientos de millones de dólares que según funcionarios estadounidenses son propiedad de altos funcionarios venezolanos en cuentas inmobiliarias y bancarias de Estados Unidos. ¿Por qué no dar a conocer toda esa información lo antes posible?

▪  Más importante aún, Trump debería condicionar futuros contratos petroleros de Estados Unidos con Venezuela a la aprobación de la Asamblea Nacional de Venezuela, de mayoría opositora desde que la oposición ganó abrumadoramente las elecciones legislativas de 2015.

Esto haría que Maduro lo pensara dos veces antes de imponer una nueva Constitución de estilo cubano para abolir la Asamblea Nacional. Y ayudaría a fortalecer al congreso liderado por la oposicion. Otros países podrían seguir el ejemplo de Estados Unidos, y condicionar sus tratos con el gobierno de Venezuela a la aprobación del legítimo congreso de Venezuela.

Mi conclusión: Todas estas medidas, especialmente la última, serían mucho más eficaces que un embargo petrolero unilateral de Estados Unidos. Cortar las importaciones de petróleo venezolano afectaría significativamente al valiente pueblo venezolano que esta protestando en las calles, ayudaría a Maduro a hacerse la víctima, y rompería el creciente consenso internacional de que es hora de que Maduro convoque a elecciones libres.

2 comentarios sobre “Lo que Trump debería hacer sobre Venezuela – Andrés Oppenheimer

  1. Todos los paìses, deberìan condicionar sus negociaciones a la aprobaciòn por parte de la Asamblea Nacional, que es el ùnico poder legìtimo que tenemos actualmente. Los prestamos hechos a maduro moros son personales, sabrà èl donde tiene ese dinero que no ha invertido en el paìs y por el cual tendrà que responderle a esos paìses a tìtulo personal.

    Me gusta

Los comentarios están cerrados.

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: