Werner Corrales: “El inicio de una transición a la democrática es el primer paso para salir de la crisis”

Más del 80% de la población estaría de acuerdo con la consulta popular del 16-J

Werner Corrales, coordinador de la iniciativa “Quiero un país” considera necesario llegar a un acuerdo en el que participen todos los actores políticos y de la sociedad civil para que iniciemos prontamente una transición a la democracia que sea pacífica e irreversible 

                Iniciar un proceso de transición  y cambio para recuperar la  democracia es el primer paso para superar la crisis que vive actualmente el país, según la opinión de Werner Corrales, coordinador de la iniciativa “Quiero un país” que promueve la Asamblea Nacional, con base al proyecto de visión compartida de país conocido como “La Venezuela que queremos todos” en el cual vienen trabajando desde el año 2009.

 

            Señaló que para que la transición sea pacífica e irreversible  tienen que participar todos los actores políticos y de la sociedad civil, tanto afectos al oficialismo como opositores y no alineados, de manera de poder llegar a un acuerdo, primeramente de reconciliación y paz, así como de reducción de la pobreza que ofrezca un futuro mejor a todos los venezolanos.

 

            Corrales dijo que “el peor obstáculo que tiene en este momento el inicio de la transición a la democracia que quiere la mayoría, es la Asamblea Nacional Constituyente (ANC) convocada de manera inconstitucional e inconsulta, la cual de instalarse intentará desaparecer todas las instancias políticas democráticas comenzando por la Asamblea Nacional”.

 

            Por tal motivo, reiteró su apoyo a la consulta popular convocada para  este domingo 16 de julio, en la que espera haya una asistencia masiva en vista de que chavismo crítico y la oposición están de acuerdo con que se haga, razón por la cual estimó que más de un 80 por ciento de la población y, tal vez, un porcentaje más alto de la dirigencia política  de todas las tendencias participe.

           “Esperamos, por todo lo que hemos visto en todo el país, que haya una afluencia masiva, pero  no debemos abandonar ningún escenario ni esperar que ese día se resuelvan todos los problemas, así como tampoco podemos pensar que el país se morirá el 30 de julio de instalarse de manera inconstitucional la Asamblea Nacional Constituyente”, señaló.

 

 

Posibles escenarios

            Werner Corrales dijo que uno de los escenarios posibles después del 16 de julio “es que el gobierno nacional entre en razón y retire  su propuesta de una Asamblea Nacional Constituyente, lo que significaría no sólo un triunfo de la democracia sino también la  puerta de entrada hacia una solución pacífica”.

 

            “También podría suceder que el segmento más radical del gobierno se empeñe en imponerle  a toda la sociedad venezolana la voluntad de unos pocos dirigentes del madurismo, lo que seguramente se enfrentaría con la rebeldía generalizada del pueblo, lo que podría llevarnos a quien sabe qué cosa. Por lo menos llevaría al  desconocimiento del gobierno atropellador y tal vez al escalamiento y la universalización de la protesta y la resistencia”, dijo.

 

            Otro escenario que, a su juicio, tampoco hay que ignorar es el de presuntas fisuras dentro del mismo gobierno. “Se habla de que hay por lo menos tres grupos distintos, uno de ellos en el que se dice participa el presidente Nicolás Maduro, que pareciera estar más dispuesto a negociar una salida pacífica”.

 

            Agregó que hay múltiples indicios de un diálogo en marcha promovido por gobiernos europeos y latinoamericanos para encontrar una salida pacífica a la crisis que día a día se agudiza. “De esto hay variados indicios entre los cuales están la presencia en Caracas del expresidente del gobierno español,  José Luis Rodríguez Zapatero y su innegable influencia en el cambio del estatus de encarcelamiento de Leopoldo López, seguida del mensaje de Mariano  Rajoy al concluir la reunión del Grupo de los 20 que le hace un reconocimiento por lo que Zapatero habría logrado en Venezuela; así como los llamados al gobierno venezolano para que retire la propuesta de la ANC y libere los presos políticos por parte de autoridades políticas de la Union Europea y las Naciones Unidas, del presidente de Colombia, Juan Manuel Santos y de la Conferencia Episcopal Venezolana.”

 

            Corrales tampoco descartó la posibilidad de que, “en caso de que el presidente Nicolás Maduro no acepte el llamado a retirar la ANC y  no se liberen a los presos políticos que tienen boleta de excarcelación,  la Fuerza Armada que hasta ahora lo ha venido apoyando ejerza presión  y se manifieste de otra manera”.

 

            Cualquiera sea el caso, dijo que “Quiero un país” seguirá trabajando como una iniciativa que busca soluciones para superar la crisis. “Después del 16 de julio vamos a continuar tendiendo puentes entre el chavismo, la oposición y la sociedad civil; profundizando la consulta con toda la sociedad sobre qué rasgos debe tener la transición, y promoviendo reuniones específicas para discutir con la gente el tema de la reconciliación con justicia”, acotó.

Los comentarios están cerrados.

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: