EL RELOJ PUNTUAL – Antonio “El Coronel” Guevara

En mi época de chamo, existía un reloj muy popular de marca Vernal. Su sello publicitario estaba marcado con un eslogan que decía “Vernal, el reloj puntual” en una clara referencia al punto vernal en astronomía.
La referencia y el tema es por el alboroto armado en las redes sociales por la condecoración que cruzaba el pecho del general Bernal, comandante del desfile cívico-militar del 5 de julio de 2017 en el paseo Los Próceres. Sobre eso es conveniente puntualizar varias cosas en su forma y en su fondo, en provecho de la realidad y para colocarlas en el punto vernal… de la verdad.
La forma: Si, los colores de la condecoración que cruzaba el pecho del general, remitían a los de la bandera de Cuba sin coincidencia en su distribución en la bandera. La banda con los colores de cuba corresponde a la Orden Ezequiel Zamora, instituida por la gobernación del estado Yaracuy. Asunto aclarado en las formas.
Lo otro es la manera de dirigirse un general a su comandante en jefe. El manoteo epiléptico y la gestualidad es una pésima referencia en la adopción de la posición fundamental y es una modelación de indisciplina que se imprime en los subalternos. Asumo que las paradas en los cuarteles son ahora mítines políticos. Aquello de la vista al frente, fija hacia el superior, la voz sin altisonancia ni susurros en un plano de equilibrio, de mesura, de sindéresis, básico en un oficial de la alta jerarquía como lo es un general estuvo ausente. El general en lugar de dar el parte y solicitar el permiso estuvo regañando a su comandante en jefe durante toda la arenga. Tanto que obligó a Nicolás a llamarlo hermano en Cristo. Nada de lo que dijo el general Bernal estuvo en consonancia con el punto vernal militar que refiere a un alto oficial que tomará decisiones equilibradas en algún momento con toda la presión del campo de batalla. El discurso de Bernal llevó a la audiencia a esperar un desenlace tipo “…pare, pare hermano de sufrir”. Y esto lo digo con todo el respeto para los otros hermanos en Cristo que toman en serio su evangelio.
El protocolo arrancó con una intervención impertinente, inoportuna, descocada y a todas luces circense, en poca consonancia con el día de la declaración de la independencia de Venezuela. Salvo que los camaradas militares en estos últimos 18 años consideren que eso de la independencia en Venezuela, con la revolución, es una payasada.
El parte y la solicitud de permiso para dar inicio al desfile cívico-militar fue una exteriorización de la indisciplina institucional, la desobediencia corporativa y la insubordinación constitucional al artículo 328 de la carta magna, del componente militar en la actualidad.
Bernal no fue muy vernal.
El fondo: Aquí sí está el sabor de lo que presenciamos el pasado 5 de julio en la presentación del parte y la solicitud de permiso para dar inicio al desfile militar. Lo que protocolarmente forma parte de un ceremonial histórico de la institución armada, que le da seriedad, formalidad, prestancia y exterioriza disciplina, obediencia y subordinación, se ha convertido en un torneo de lamesuelismo y genuflexión castrense por el general que comanda ese desfile.
Todos los años se rompe el record de mamarrachismo camuflado y de adulación al comandante en jefe. Este no fue no la excepción. Eso arrancó con el general Rosendo embutido en su tanque, un 5 de julio como el de ayer.
Bernal hizo un discurso político y nimbado con ribetes religiosos. Con el énfasis de un predicador en lo alto de su pulpito, el hermano en Cristo, Bernal, deslizó su fanatismo hasta los niveles de paroxismo y el sincope. Una peligrosa combinación cuando se ostenta el Sol de Carabobo sobre los hombros. Cuando se combina la política con la religión, se agita en las aguas procelosas del fanatismo. Agréguele una cucharada de “la palabra” para mezclarla con la obsesión de la fe, espolvoree una cucharada del Plan de la Patria, una pizca del socialismo del siglo XXI, una taza de chavismo, dos ramitas del árbol de Ezequiel Zamora, bastante antimperialismo y a todo eso se le zumba un caldito previamente preparado de ignorancia, de mucha ignorancia, tanta ignorancia que es bueno irla agregando poco a poco a medida que la licuadora va dando vueltas y haciendo el trabajo de mezclar ese menjurje.
Allí tienen el resultado. Eso sí es peligroso. Yo creo que Bernal llegó a su punto vernal del fanatismo cuando se empujó todo el vaso de la licuadora y ya ustedes saben lo que significa en términos de tolerancia, de racionalidad y de respeto al prójimo, alguien con esa ¿patología?
Cuando se sustituye la conciencia y se adoptan obsesiones y se empieza a pisar el terreno del delirio, empezamos a escribir historias oscuras en las sociedades. Si a eso le agregamos poder, ya ustedes saben el peligroso coctel.
La historia de la humanidad en términos de secuelas por fanatismo políticos y religiosos ha concluido en holocaustos, conflictos bélicos, ejecuciones públicas, lapidaciones, asesinatos y actos terroristas.
Afortunadamente, Bernal mismo dio la solución para recuperar la racionalidad y la nacionalidad, la unidad, la paz y la vigencia de la constitución nacional en Venezuela. En una de las partes de su histriónico discurso dijo “si se pierde la fuerza armada se pierde la república.” Asumo que se refería a la quinta república.
Ya lo saben, Bernal fue el reloj puntual en eso de la solución.
Aleluya.
@antonioguevara

Un comentario sobre “EL RELOJ PUNTUAL – Antonio “El Coronel” Guevara

  1. HOLA, QUIERO DECIR LE QUE ESTOS PERSONAJES QUE ESTAN EN EL GOBIERNO Y SE LLAMAN CRISTIANOS EVANGELICOS, ES MENTIRA, UN CRISTIANO NO PUEDE SER PARTE DE UN GOBIERNO QUE ES NARCOTRAFICANTE, COMUNISTA Y SABEMOS QUE LOS COMUNISTA NO CREEN EN DIOS, COMO CRISTIANO TU LO PUEDES AMAR PERO NUNCA PUEDES AVALAR LO QUE HACEN Y MENOS LO QUE HAN HECHO EN ESTOS 97 DIAS, ASI QUE AQUELLOS Y SON BASTANTES QUE SE HACEN LLAMAR CRISTIANOS EVENGELICOS LE DIGO QUE LO QUE SON ES UNA PARTIDA DE MENTIROSOS, ME GUSTARIA QUE EN OTRO ESCRITO SUYO LO DEJARA CLARO, ESTO SE LO DIGO SOLO DE INFORMACION, MUCHAS GRACIAS POR SU ATENCION.

    Me gusta

Los comentarios están cerrados.

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: