JULIO – Antonio Guevara

Empezó el segundo semestre del año 2017. Hemos dejado atrás otro que cerramos con un trimestre trágico. 90 y tantos muertos, más de uno diario, más de tres mil procesados judiciales, casi 20 mil heridos y 500 presos políticos, daños en la infraestructura del país y una hondísima herida mortal en el costado constitucional de la patria. Ese es el balance del plan de operaciones Zamora en violación al artículo 328 del texto constitucional, enfrentado a los ciudadanos en legítimo ejercicio de la aplicación de los artículos 333 y 350 de la Carta Magna.
Eso ocurrió en el pasado semestre. Este que iniciamos con *Julio* no proyecta nada positivo salvo que…
*Julio* lo empezamos a caminar con la incertidumbre de una Asamblea Nacional Constituyente anunciada para el 30. Para ese día, a esta tasa trágica los muertos serán miles, los heridos se atenderán en los bulevares, los presos estarán en los estadios y los miles de perseguidos políticos empezarán a cruzar las fronteras por los caminos verdes. Así será *Julio* en la defensa de nuestra constitución, por los vientos que soplan. Salvo que…
Si *Julio* sopla a favor nuestro por efecto de una organización ad hoc, una planificación viable y escalamos la protesta de la gente en la calle con creatividad e imaginación, siempre al tenor del artículo 68 del texto fundamental, *Julio* puede ser el inicio de una transición en el cambio y hacia la recuperación de la democracia, la paz y la vigencia del estado de derecho. Si eso ocurre en la unidad constitucional de la gente en la calle, el futuro debería estar a la vuelta de la esquina… en *Julio*.
Los mecanismos para sustituir al presidente de la republica están establecidos muy claramente en la Constitución Nacional en los artículos 233, 234 y 235. En esos artículos, cuando hay falta absoluta, el legislador estableció dos figuras públicas para completar el periodo según fuere el caso. En dos circunstancias, la Carta Magna le da investidura presidencial al vicepresidente de la república, o sea…Tareck, pero también hay una donde pone en la silla de Miraflores y le da los arreos de comandante en jefe de la FAN al presidente de la Asamblea Nacional, es decir…*a Julio*.
Si hacemos un simple ejercicio conclusivo arribaríamos a la impepinable inferencia que *Julio* es el tercero en la línea constitucional de la sucesión presidencial y…ya *Julio* está aquí.
No tiene que gustarnos *Julio Borges*, ni la alineación de las cejas, ni como habla, ni sus indecisiones o sus decisiones cuando conducía el programa de la televisión, ni la actitud de no haberle soltado un coñazo al coronel Lugo. Es el presidente de la *AN* y está en la línea constitucional de la transición. Y es una realidad identificada con los demócratas.
Nicolás Maduro es una falta absoluta desde el mismo momento de su nacimiento, como persona y como presidente, y lo de Tareck en el delito es un hecho comunicacional público y notorio.
¿Querían un gobierno paralelo? ¿un presidente paralelo? Allí lo tienen.
Allí está *Julio* en una realidad constitucional para iniciar una transición ya declarada sobre los artículos 333 y 350 de la Constitución Nacional.
Independientemente del feeling que cada quien manifieste hacia *Julio Borges* como persona, como político, como miembro de Primero Justicia, etc. él encarna la realidad constitucional de la coyuntura.
Cuidado nos ocurre a los venezolanos como las solteronas que se quedan esperando el príncipe azul mientras el rey rojo se eterniza en el poder.
No hay oportunidad para seleccionar. El futuro está servido constitucionalmente.
*Julio* llegó y está aquí.
*@antonioguevara*

Los comentarios están cerrados.

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: