Opinión y Transición – Arnaldo González Ponce

Adentrarnos en las causas del severo conflicto que atraviesa nuestro país, nos tomaría demasiado tiempo y muchas cuartillas. Es por ello que nos atreveremos a expresar lo que en nuestro concepto debe ocurrir para devolver la paz y la prosperidad a Venezuela.

  1. A) En primer lugar la Fuerza Armada debe asumir un papel protagónico en esta crisis, ni por mucho reprimiendo al pueblo que ahogado en problemas ejerce su justo derecho a la protesta, pero si colocándose en su justo lugar, al lado de la Institucionalidad, impidiendo que la Constitución sea aplastada como desconocida por el régimen oprobioso que nos gobierna. Nuestros militares están en un punto de quiebre donde seguro estamos, se impondrá la sensatez, la inteligencia y el compromiso con la Democracia y con la H
  2. B) En segundo lugar debe estar claro que la fuerza política y electoral del Chavismo se repotenciaría, si su disidencia sigue izando las banderas del finado Presidente Chávez en lo que sea viable, marginando los errores que la ambición desmedida de poder eterno le hicieron cometer, al hacer desaparecer un principio básico de la democracia alternando los actores  en el ejercicio del mandato que solo el pueblo debe conceder. Asimismo, se debe estar claro que mantener a Maduro al frente del Estado, significa el final de la era Chavista y a la vez el derrumbe del País y del Sistema Democrático sobre todo si se instala la Asamblea Nacional Constituyente que propicia el oficialismo.
  3. C) El diálogo debe producirse y así lo propiciaríamos entre la Fuerza Armada, la dirigencia Chavista no madurista que está en disidencia y la Alternativa Democrática, el cual debe desembocar en una transición cuyo objetivo inmediato sería un gobierno de amplia base con un reconocimiento recíproco de los actores y de su fuerza real y política. Un Gobierno donde la Alternativa Democrática actúe, dirija, pero donde el Chavismo no madurista participe, todo ello sustentado por un Alto Mando Militar que garantice la Gobernabilidad y la Estabilidad del país. Un Nuevo tablero político que se consolidaría con el llamado a unas elecciones en un ambiente de Libertades Políticas y que daría como resultado un Gobierno de raíces Democráticas y una Oposición seria con claro sentido de su responsabilidad.

Entendiendo que todo comparación debe hacerse contextualizada, quien pensó alguna vez que Nelson Mandela gobernaría con Frederick de Klerk  o que Patricio Aylwin tendría como comandante en jefe del ejército al Pinochet que había derrotado?

Por: Arnaldo González Ponce.       Especialista en Derecho Administrativo

@elurredista, facebook ArnaldoGonzalezPonce, Instagran Arnaldo_Gonzalez_P

Los comentarios están cerrados.

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: