Pretensión Comunal a fuego y sangre – Jesús Alexis González Ponce

 

Pretensión Comunal a fuego y sangre

Iniciemos recordando, que el Plan de la Patria fue asumido en el actual “proceso” como el   “testamento político del “Comandante Supremo” el cual fue elevado en 2013 al rango de Ley por la Asamblea Nacional bajo la denominación de Plan Socialista de Desarrollo Económico y Social  de la Nación 2013-2019, hasta convertirlo en el eje transversal de su “modelo” político, económico y social,  soslayando la voluntad expresada por el pueblo en el referéndum de 2007 cuando rechazó la pretensión “revolucionaria” de cambiar estructuralmente la CRBV en pro de conformar un Estado Comunal. Ahora en 2017, insisten en retomar el camino comunal por intermedio de un adefesio constituyente, apuntalado indebidamente tanto por el TSJ como por el CNE, con la intención soterrada de utilizar la Asamblea Nacional Constituyente (si el pueblo permite que se instale) para (i) revocar todos los poderes constituidos (AN, Fiscalía General, Gobernaciones, Alcaldías y un largo etcétera), y para (ii) impedir la celebración de eventos electorales (especialmente el Presidencial) para procurar preservar a cualquier costo (incluido asesinatos, heridos, detenidos, secuestrados y más) el poder en aras de tener a Venezuela como “refugio”, para intentar  que la histórica cúpula gubernamental evada su responsabilidad personal por los delitos de lesa humanidad y de corrupción cometidos.

A tenor de lo antes señalado, nos permitimos  reinsertar en la mente del venezolano algunas de las propuestas, que bajo la figura de Artículos, fueron presentados por los “revolucionarios” en la oportunidad que aspiraron modificar en nuestra CRBV 69 de ellos (33 presentados por H. Chávez  y 36 por la AN) lo cual fue rechazado por el bravo pueblo el 02/12/2007.  Recordemos algunos de dichos Artículos: 16: El territorio nacional estará integrado por Comunas, las cuales a su vez se conformarán en Comunidades que constituirán el núcleo territorial básico e indivisible del Estado Socialista Venezolano; 18: El Estado desarrollará una política integral para articular un Sistema Nacional de Ciudades, donde se incorporará un nuevo poder: el Poder Popular; 70: Como medio de participación y protagonismo del pueblo para la construcción del socialismo, se incorporarán los Consejos del Poder Popular y los Consejos Comunales; 112: Se promocionará el desarrollo de empresas y de unidades económicas comunales; 136: Se añade el Poder Popular como un nuevo Poder Público; 158: Se reemplaza la descentralización como política nacional para dar paso a la participación protagónica del pueblo; 168: Se otorga participación en las competencias municipales a los Consejos del Poder Popular; 184: Descentralización de los municipios para incorporar los Consejos Comunales; 299: Se modifican los fundamentos del régimen socioeconómico para basarlos en los principios socialistas, antiimperialistas y de cooperación; 318: Se elimina la autonomía del Banco Central de Venezuela y se supedita al Poder Ejecutivo; 321: Las reservas internacionales serán administradas por el Presidente de la República en coordinación con el Banco Central de Venezuela.

 El espíritu y propósito de una gran mayoría de los Artículos antes citados  han venido siendo incorporados (burlando la voluntad del pueblo) en el marco legal y operativo de la vida nacional (con tímida resistencia oposicionista) haciendo valer lo expresado por H. Chávez luego de conocer su derrota: “No retiro ni una sola coma de esta propuesta, esta propuesta sigue viva”. Es así, p.ej. que la Ley Orgánica del Poder Popular (LOPP) publicada en la Gaceta Oficial No 6.011 del 21/Dic/2010, tiene por objeto desarrollar y consolidar el Poder Popular como estrategia para satisfacer la pretensión “revolucionaria” de establecer un Estado socialista bajo la figura de un Estado Comunal en paralelo al Estado Constitucional  teniendo a las Comunas como célula fundamental y a los Consejos Comunales como centros ejecutores a la luz de la propiedad social de los medios de producción; todo ello con la firme intención de demoler el Estado Constitucional, como bien anticiparon en 2005 durante el Foro Social de Porto Alegre cuando anunciaron la construcción del socialismo del siglo XXI, y para suplantar al Municipio por las Comunas en su rol de unidad política primaria de la organización nacional; al punto de ir sistemáticamente aprobando un conjunto de leyes orgánicas, (aparte de la ya citada LOPP),  tales como: de las Comunas, del Sector Económico Comunal, de Planificación Pública y Comunal, del Sistema de Transferencias de Competencias y Atribuciones de los Estados y Municipios a las Organizaciones del Poder Popular, de Contraloría Social, y otras; conformando un marco jurídico barnizado con el supuesto ejercicio de la soberanía popular directamente por el pueblo  en todo ámbito del desenvolvimiento y desarrollo de la sociedad; que por cierto están desconociendo con la iniciativa del Presidente de celebrar una  ANC Comunal sin la aprobación del pueblo en quien reside intransferiblemente la soberanía  según establece el Art. 5 Constitucional.

Con el Plan de la Patria 2013-2019 (antes citado), se pretende un centralismo presidencial en pro de construir las bases socialistas en vinculación con el Poder Popular, al extremo de tener previsto (en caso de no oponernos) que en los Consejos Comunales se agrupe más del 70% de la población así como fundar 24.000 Consejos Comunales; en el entendido que la actividad planificadora de la Comuna se ejercería (si dejamos avanzar el adefesio constituyente) a través del Plan Comunal de Desarrollo bajo la coordinación del Consejo de Planificación Comunal, en armonía con los proyectos definidos en el Plan de Desarrollo Económico y Social de la Nación.

Reflexión final: El uso de armas de fuego (cargadas con metras, tuercas, bombas lacrimógenas, perdigones, y más) contra las manifestaciones pacíficas y constitucionales  apegadas  al Art. 350 Constitucional pareciera ser la única “estrategia” que tiene el gobierno militar-cívico para contener físicamente a un pueblo que en más de un 85% desea la renuncia de N. Maduro, lo cual ha inducido un terror electoral en la cúpula “gobiernera”  que en mucho emana del recuerdo de la derrota de H. Chávez en 2007 cuando propuso un cambio estructural de la CRBV, en un momento cuando mantenía un liderazgo y popularidad nada comparable con el presente.

Economista Jesús Alexis González

www.pedagogiaeconomica.com

Los comentarios están cerrados.

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: